Regionvalles

Porfirio López

Los homicidios en México.

 

Recientemente el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) dio a conocer las cifras sobre homicidios dolosos ocurridos en el país en el periodo de enero a abril del presente año. Los datos aportados no dan un panorama positivo respecto al tema, sino todo lo contrario, los homicidios en México se han incrementado y se han generalizado prácticamente en todas las regiones del país, hasta alcanzar la cifra record de 7 mil 727 casos. Al día de hoy 25 estados de la República presentan un aumento, ello equivale al 80 por ciento del país.

Esa escalada en los homicidios dolosos en el país no se había presentado desde los años 2010 y 2011 durante la presidencia del panista Felipe Calderón, cuando ocurrían frecuentemente enfrentamientos con bandas de crimen organizado en diversas zonas de la República, ahora a la luz de los números oficiales el presente año pinta para ser uno de los violentos  durante el sexenio del priista Enrique Peña Nieto y probablemente rebase en los próximos meses los homicidios ocurridos durante el gobierno federal anterior.

Dicho número llama la atención dado que ello quiere decir de acuerdo a las estadísticas oficiales que en promedio por día 72 personas  pierden la vida bajo la figura de ese delito o si se quiere ver desde otro ángulo se puede decir que tres personas pierden la vida cada hora, lo cual se reflejó en el mes de abril donde ocurrieron mil 948 homicidios según lo indicado por el SESNSP.

El incremento de la tasa de homicidios se ha generalizado en las cinco regiones en que se dividió el país cuando el actual gobierno presentó su Plan Nacional de Seguridad Pública. Los homicidios han aumentado por igual en el noroeste, noreste, occidente, centro y sureste del país.

Guerrero es la entidad con la tasa homicida más alta concentra 739 casos, seguido de Estado de México con 660, Baja California con 556, Veracruz 488, Chihuahua con 484, Michoacán con 439, en dichas entidades se concentra el 63 por ciento de la incidencia de homicidios en el país.  Y respecto a la tasa por cada 100 mil habitantes al frente del listado se encuentra Colima con 24.74, seguido de Guerrero con 20.49  y en tercer sitio se encuentra Baja California Sur con 17.78 homicidios.

¿Cómo entender el aumento de homicidios en el país? Habrá que verlo desde la óptica de la elevada tasa de impunidad y de corrupción pública-privada  que recorre este país desde hace años. Hoy es relativamente fácil conseguir un arma de fuego para que alguien sin escrúpulos dañe a otra persona, hoy muchas entidades del país prácticamente no tienen modelos de policía confiable y en diversos municipios es nula la capacidad gubernamental para hacer frente a los delitos del fuero común o los denominados de alto impacto.

México no es un país que enfrente una guerra, una disputa territorial, pugnas tribales o problemas de separatismo para tener una tasa de homicidios alta, sin embargo a pesar de no tener ningún escenario bélico, existen  entidades federativas  que están sitiadas por grupos delincuenciales que están fuera o dentro de la cárcel operando toda la cadena de valor del mundo criminal, policías estatales y municipales infiltradas por grupos de delincuencia organizada en todas las facetas del comercio ilícito y no hay presupuesto que alcance para prevenir y castigar delitos.

La tasa de homicidios ha ido a la alza a pesar de tener Gendarmería Nacional, el despliegue de efectivos de la Marina, el Ejercito y miles de agentes de la Policía Federal,  a pesar de generar base de datos, plataformas digitales, policía cibernética, esquemas de C4, mecanismos de control de confianza, conformar instituciones como Fuerza Civil o Secretarías de Seguridad Ciudadana en algunas entidades, fiscalías estatales  y a pesar de reiterados anuncios  que se dan a conocer en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) donde se presumen  operativos conjuntos, suma de esfuerzos y acciones coordinadas en diversas entidades consideradas violentas.

Hoy la mayor parte del territorio nacional es un espacio propicio para delinquir, quitar la vida a un ciudadano, agruparse en la ilegalidad o realizar alguna acción al margen de la ley o lo que más de uno ha dado en llamar el Estado de Derecho. En ese sentido, habrá que esperar más indicadores negativos cuando se hable de combate a la delincuencia, cuando se realice un anuncio de combatir la corrupción e impunidad o cuando se intente presumir desde las redes sociales que en México no pasa nada, que todo es parte de un hecho aislado y será así en los años por venir, en próximos sexenios estatales y en el próximo sexenio federal porque apenas se está reconstruyendo la base constitucional y legal para limitar la acción criminal que azota entidades y municipios del país.

 

Commentarios

comentarios

Al tope