Regionvalles

México y el Mundo

A un año del asesinato de Javier Valdez: el recuerdo, la protesta y la esperanza del periodismo posible

Denunciaron que desde el homicidio del comunicador sinaloense hasta hoy los niveles de inseguridad no han disminuido en Sinaloa ni en el país

Sinaloa.- Al asesinar a Javier Valdez quisieron callar su voz, pero esta se multiplicó por miles e hizo eco en diversas partes del mundo, que gritaron al unísono: ¡justicia! Al cumplirse un año del homicidio del periodista sinaloense se realizó una marcha de protesta desde la plazuela Obregón hasta la explanada de la Fiscalía estatal. Un contingente conformado por comunicadores del estado, nacionales e internacionales, al igual que activistas sociales y defensores de los derechos humanos, recorrió una parte de la ciudad exigiendo castigo para los responsables, demandaron mejores condiciones de seguridad y el cese de las hostilidades hacia los periodistas en México.

No al silencio; Javier Valdez vive; justicia a Javier Valdez; e impunidad es complicidad fueron las proclamas que se emitieron durante el trayecto, que inició frente a la catedral de Culiacán a las 18:00 horas. Hasta ahí llegaron periodistas reconocidos, como Carmen Aristegui, Marcela Turati y Daniela Rea, al igual que miembros de la sociedad civil y líderes de opinión, para lamentar el asesinato de Valdez Cárdenas, «el que le daba voz al dolor humano».

Con pancartas y mantas, pero sobre todo con gritos, el grupo exigió que el caso del comunicador no quede impune: «Con Javier Valdez ha habido avances, pero son insuficientes. No hay justicia.

Nosotros no podemos aceptar que solo con la detención de una persona se diga que se hizo justicia. Para que haya justicia tiene que haber dos elementos: la detención de todos los responsables materiales e intelectuales; por otro lado, la investigación debe ser ejemplar, pero hasta este momento no lo es. Reconocemos que hay avances, ha habido un esfuerzo en la investigación, pero justicia no hay», sentenció Balbina Flores, representante de Reporteros sin Fronteras.

Por su parte, Jan Jarab, representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH México), insistió en que la investigación se complete, no conformándose con los avances que ha habido en la detención de los presuntos autores materiales, sino que se aprehendan sobre todo a los que fraguaron el homicidio «porque lamentablemente México tiene un alto índice no solo de asesinatos a periodistas, sino también de agresiones e impunidad». Señaló que con el crimen contra Javier Valdez la sociedad perdió a «un periodista cercano a las víctimas, particularmente a los jóvenes y niños, un periodismo capaz de proveer un rostro humano a la tragedia que vive México y que muchas veces se esconde bajo estadísticas secas, de un periodismo crítico, inteligente y que defiende los derechos humanos», refirió el comisionado de la ONU.

Sandra Pattardo, oficial adjunta del programa de protección y defensa de la organización Artículo 19 en México, opinó que no basta con la detención de uno o dos personas: «Habrá justicia hasta que se garantice el derecho a la verdad, garantías de no repetición y reparación del daño».

Periodistas, entre el hostigamiento, la inseguridad y la censura

A los periodistas no solo los acecha la muerte, también hay una violencia institucional, que es menos notoria, pero igualmente lacerante. «Tenemos registrados mil 986 agresiones contra periodistas, la mayoría de ellas impunes. Además, los aparatos de gobierno son utilizados para censurar, los periodistas sufren acoso administrativo, acoso judicial; hay casos de auditorías a los medios de comunicación y el condicionamiento de apoyo gubernamental, es una violencia que tiene un gran efecto inhibitorio en la libertad de expresión», explicó Sandra Pattargo, quien añadió que en ese tipo de violencia se ven involucradas las dependencias oficiales: «Más del 50 por ciento de los casos de este tipo de violencia es cometida por los distintos niveles de gobierno».

Sostuvo que no hay voluntad real por parte de las autoridades para erradicar la violencia contra los periodistas: «Dos días después del asesinato de Javier Valdez, Enrique Peña Nieto y los gobernadores se reunieron en la Conago para presentar las acciones por la libertad de expresión, que son acciones llenas de promesas; después de estas acciones han asesinado a diez periodistas más y desaparecieron a uno más».

En ese sentido, Jan Jarab indicó que es urgente «fortalecer las instituciones que están a cargo de la protección a periodistas, a erradicar la impunidad y las agresiones diversas hacia periodistas, como acoso judicial por la vía civil con demandas absurdas por personas que intentan callar a los periodistas. Eso es un fenómeno muy negativo».

Sandra Pattardo alertó que a raíz de las hostilidades hacia los comunicadores los periodistas cada vez están cubriendo menos los casos de corrupción, de derechos humanos e inseguridad, pues cada vez es más la violencia que busca censurarlos.

Por su parte, Alejandro Sicairos, presidente de la Asociación de Periodistas y Comunicadores 7 de Junio, subrayó que a raíz del homicidio de Javier Valdez «ya no se puede hablar del mismo periodismo. La investigación periodística sobre inseguridad y crimen organizado ya no se está dando como antes. Definitivamente sí hubo una amedrentación [sic] en el gremio e implantó un miedo a partir de la muerte de Javier». También indicó que hace falta más trabajo por parte de las autoridades estatales para mejorar las condiciones de seguridad de los comunicadores en la entidad: «Se creó la unidad de Protección a Periodistas, pero todavía no se instala. Hacemos un llamado al Gobierno del Estado para que se tome conciencia de la situación de riesgo en el que estamos».

Vía Debate

Commentarios

comentarios

To Top
Abrir Chat
1
Close chat
Hola gracias por visitarnos.

Empezar