México y el Mundo

Abuelitos, nuevas víctimas del VIH en México; aumentan contagios

El primero de diciembre se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra el Sida

De acuerdo con datos del Censida, los casos de diagnóstico de VIH en adultos mayores van en aumento, y aunque es muy ligero y la mayor prevalencia sigue en los jóvenes, se necesita una concientización por la dificultad que resulta al tratar a ese sector poblacional con este virus, señaló el doctor Javier Báez-Villaseñor Moreno.

“Siempre se asoció el VIH y el Sida con gente joven; (Ahora) pacientes de 55, 60 y 70 años van en aumento, y aunque es pequeño, es muy interesante. Son pacientes que, por ejemplo, perdieron a su pareja, que entran nuevamente al mercado emocional, romántico, y se infectan”, refirió el director médico asociado a virología en MSD en entrevista con Notimex.

En 2017, según datos del Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el Sida (Censida), se registraron 75 casos nuevos notificados como seropositivos al Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en personas de 60 a 64 años de edad, en tanto que para adultos de 65 años y más fueron 56.

Para el cierre del reporte de 2018, se registraron 103 casos en personas de 60 a 64 años y 84 en pacientes de 65 años y más, lo que representa un aumento de 37 y 50 por ciento, respectivamente. Cabe destacar, que la mayoría de los casos fueron infectados por trasmisión sexual.

“Antes era muy difícil que un médico sospechara una infección de trasmisión sexual es un paciente de, por ejemplo, 65 años; ahorita lo estamos viendo, ya que los hábitos sexuales han cambiado. Por ejemplo, con el fenómeno de los asilos en Estados Unidos, donde conocen a alguien, llegan al tema de la sexualidad y ahí hay infecciones”, indicó.

El médico, quien fue colaborador durante algunos años en los inicios del Censida, destacó que, aunque la mayor prevalencia se ve reflejada en los jóvenes, se vuelve de suma importancia la concientización del virus en los adultos mayores, ya que las diversas comorbilidades que suelen atacar a dicho sector poblacional afectan en el tratamiento del VIH.

“Las comorbilidades de los adultos mayores con VIH pueden afectar el tratamiento, por ejemplo, los medicamentos que toma un paciente con diabetes pueden interactuar con los medicamentos de VIH, entonces se requiere el manejo de un médico que tenga mucha experiencia tratando el virus”, explicó.

Abundó que lo mismo sucede con los suplementos naturistas, pues existen varios productos que tienen un efecto muy importante de interacciones medicamentosas, por lo que “es mucho más fácil manejar a un paciente joven con VIH, que al adulto mayor que tiene varias comorbilidades y una polifarmacia segura, es decir, que toma cinco medicamentos o más en forma rutinaria”.

“Cuando comenzamos a ver este problema en México, en 1982 en el Censida, nunca pensé que iba a haber geriatras atendiendo pacientes con VIH. Hay que hacer un concientización para que los doctores realicen pruebas de VIH a los adultos mayores y no caigan en el prejuicio de que este sector de la población ya no tiene una vida sexual activa”, señaló.

Báez-Villaseñor Moreno añadió que es de suma importancia que los pacientes se apeguen a los medicamentos, pues se les puede dar los mejores y realizar un diagnóstico perfecto, pero si el paciente no se los toma, el esfuerzo del sector salud no sirve para nada.

Vía La Verdad

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top