Regionvalles

Íconos de la Huasteca

Ahí está “El Detalle” de Cantinflas en Cd. Valles

La hacienda del Mimo de México muestra un gran deterioro por el paso del tiempo

CIUDAD VALLES, S.L.P. A tan sólo unos cuantos kilómetros de la carretera México-Laredo, entrando por la Delegación de El Pujal, en el municipio de Ciudad Valles, se encuentra la que fue la casa de descanso de una de las máximas figuras del cine mexicano, la cual, ya muestra los estragos que ha dejado en ella el paso del tiempo y el abandono.

Fue en la Huasteca Potosina donde Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes, mejor conocido como Mario Moreno “Cantinflas”, maravillado por la belleza natural de la región, además del cariño que le tenía al pueblo de Ciudad Valles, mandó construir su primer rancho en el año de 1943, en una propiedad de 100 hectáreas, la cual adquirió gracias a la ayuda de su amigo Enrique Marroquín Pámenes, “El Güero”.

Primera vez en Valles

Cuenta la historia que un joven Mario Moreno llegó por primera vez a Ciudad Valles en julio de 1928, con la compañía de teatro de Emilia Benito, para realizar una actuación, sin embargo, al parecer no se tuvo el éxito esperado y la compañía se declaró en banca rota.

Sin dinero, Mario Moreno tuvo que hacer gala de sus habilidades para jugar billar y sus dotes de bailarín, para poder sacar dinero que lo ayudara a subsistir y regresar a la capital, pero fue la acogida que le dio el pueblo vallense y la ayuda de las amistades que logró hacer gracias a su simpatía, lo que lo dejó marcado y con un profundo agradecimiento.

El Detalle

El terreno donde fue edificada la hacienda “El Detalle” era, y sigue siendo, un lugar privilegiado, pues hacia ambos extremos colinda con dos ríos, el Valles y el Tampaón, además de que se encuentra a aproximadamente seis kilómetros de la rúa federal y a 25 kilómetros de la cabecera municipal.

Fue una inversión de 5 millones de pesos los que “Cantinflas” tuvo que invertir para poder levantar su hacienda, la cual llegó a ser una de las más bellas de toda la región, causando envidias entre los hacendados vecinos, y según el breviario popular, Jorge Negrete, quien tenía un rancho cerca, también se sentía intimidado ante la belleza de El Detalle.

La casa principal se encuentra sobre una loma, desde donde se puede apreciar varios kilómetros hacia el horizonte; es una edificación de 12 recamaras y tres plantas, la cual era precedida por una fuente ornamental y una prolongada escalinata, en la parte posterior se encuentra la alberca olímpica, lujosamente cubierta con mosaicos de Talavera de la Reina y un bar en el cual aún se pueden apreciar las pinturas con motivos taurinos hechas por el pintor valenciano Ruano Llopis.

A un costado de la casa principal, está la plaza de toros que “Cantinflas” mandó edificar y a la cual nombró “Cholita”, en honor a su madre Soledad Reyes, y es ahí donde el mimo daba muestra de su pasión por el arte taurino.

Contaba con planta potabilizadora y planta de luz, las cuales no sólo eran de uso para el personal del rancho, pues también gente de las localidades vecinas se vieron beneficiadas con éstas; además de las caballerizas, establos y seis casas que se mandaron construir para los trabajadores del racho, se suman también los plantíos de cítricos, las zonas donde pastaba el ganado y lujosos ornamentos en bancas y redondeles al pie de los árboles.

El Detalle fue inaugurado al año siguiente de la adquisición del terreno, es decir en 1944, y en el festejo estuvieron presentes personalidades de la talla de María Félix, Jorge Negrete, Manolín y Shilinsky, así como empresarios, industriales y banqueros.

De la prosperidad al abandono

El detalle, además de ser un sitio al que Mario Moreno acudía cada quince días para descansar de sus labores, fue también el lugar donde puso en marcha los conocimientos que adquirió durante los meses que estuvo cursando la carrera de Ingeniero Agrónomo en la Escuela Nacional de Agricultura de Chapingo, pues su hacienda era productora de cítricos y de ganado.

El encargado de mantener funcionando a El Detalle fue el hermano de Mario, José Moreno, quien llevó las riendas de la hacienda hasta que enfermó de paludismo y tuvo que irse de la zona para poder recuperarse.

Para finales de la década del 40, la hacienda ya no le dejaba buenas ganancias a Mario, por lo que el mismo Enrique Marroquín le recomendó venderla, pero éste le dijo que no la tenía por negocio sino para que su madre tuviera un sitio a donde ir a descansar durante algunas temporadas.

Sin embargo, poco a poco “Cantinflas” comenzó a espaciar más sus visitas a El Detalle, hasta que en 1952 partió de su hacienda para nunca más regresar.

De este misterioso episodio, existen diferentes versiones, una de ellas apunta a que se debió a la enfermedad de su hermano, por lo que decidió vender su rancho en una cantidad mucho muy inferior a su precio real, en tres millones de pesos, además de que la cosecha de limones para ese año se había visto severamente afectada por la plaga de la “mosca prieta”.

Otra versión, que es la más famosa entre los lugareños, pero que no ha sido confirmada y que se cuenta más como leyenda, es que el comediante abandonó todo al verse amenazado, pues durante una carrera de caballos celebrada el 30 de mayo de 1949 entre un equino propiedad del cómico y otro que era del en aquel entonces gobernador de San Luis Potosí, Gonzalo N. Santos, ganó el del cómico y esto enfureció al político, pues no sólo fue vencido, sino que Moreno Reyes no le quiso dar la revancha.

Popularmente se cuenta que al día siguiente de la dichosa carrera, Mario Moreno y Gonzalo N. Santos se reunieron en la hacienda “Taninul” propiedad de este último, y fue ahí donde el político le quiso comprar a “Cantinflas” El Detalle, pero éste se negó y entonces le propuso la revancha en otra carrera apostando ambas haciendas, pero el mimo de México muy a su manera volvió a negarse y esto enfureció aún más al Gobernador, quien iracundo le dijo que era mejor que pusiera tierra de por medio, y para evitarse problemas, Moreno Reyes se fue alejando de sus tierras hasta abandonarlas por completo.

En la actualidad

Posterior a la partida de Mario Moreno, El Detalle se convirtió en ejido y, al igual que la gran mayoría de comunidades de esta zona, sus habitantes se dedicaron al cultivo y cosecha de caña de azúcar.

Ya poco queda de aquella lujosa y enorme hacienda que vio desfilar por sus pasillos y habitaciones a grandes celebridades de la época, las pertenencias de la casa principal fueron saqueadas y ésta poco a poco se está viniendo abajo, junto con el resto de los vestigios que aún se mantienen en pie, pero muy diferentes a como lucían en sus tiempos de esplendor.

Ya no hay corridas de toros en la plaza “Cholita”, y tampoco florecen los enormes campos de cítricos como en antaño.

La imagen que este emblemático sitio da actualmente, es la de la decadencia por el olvido y la indiferencia tanto de las autoridades como de los mismos pobladores del lugar, pues tal parece que nadie tiene un interés real en rescatarlo y preservarlo.

Durante muchos años, El Detalle ha sido motivo de discursos y promesas de campaña de políticos, pero al día de hoy todo se ha quedado ahí y lo poco que queda, sigue deteriorándose más y más con el paso del tiempo.

Commentarios

comentarios

To Top
Abrir Chat
1
Close chat
Hola gracias por visitarnos.

Empezar