Locales

Avaricia de desarrolladores urbanos, un riesgo para ecosistemas: COCIHP

Iniciativa ciudadana de Ley General de Aguas cerrará paso a la corrupción

XILITLA, S.L.P. Como todos los centros urbanos y turísticos del país, el Valle de San Luis Potosí, así como gran parte de los municipios turísticos del estado, se han vuelto un manjar suculento para las empresas inmobiliarias también, llamadas desarrolladoras urbanas, que no son más que especuladores del suelo que prácticamente despojan a gente de escasos recursos de ejidos, bienes comunales y pequeña propiedad, en perjuicio grave de los ecosistemas.

Afirmó el asesor de la Coordinadora de Organizaciones Campesinas e Indígenas de la Huasteca Potosina (COCIHP), Rogel del Rosal Valladares, quien dijo que, por lo general, estas empresas actúan coludidas con gobernantes en turno; “en nuestro caso, principalmente con el gobierno del estado y los ayuntamientos, aunque también con personeros del viejo régimen que aún operan en delegaciones del gobierno federal en el estado”, añadió.

Mencionó que la lucha de los comuneros de San Juan de Guadalupe y sus anexos Tierra Blanca y San Miguelito por defender sus tierras, merecen la solidaridad de la sociedad frente a la voracidad de las empresas inmobiliarias que pretenden apoderarse de sus tierras ubicadas precisamente donde desde hace un mes se ha propagado un incendio devastando gran parte de su superficie forestal.

Consideró que esta voracidad de quienes pretenden lucrar con los bienes naturales es importante pararla por varias vías:

Exigir que se respete la Ley de Desarrollo Forestal Sustentable; elaborar y poner en marcha un plan de restauración de los ecosistemas de la sierra de San Miguelito; investigar a fondo las responsabilidades de funcionarios públicos, y por la vía de nuevas legislaciones, poner un alto a la avaricia de los desarrolladores urbanos y empresas extractivas que se han apoderado, sobreexplotado y contaminado gran parte de los acuíferos del país, entre los que se encuentra el Valle de San Luis.

“En la nueva Ley General de Aguas, así como en la correspondiente del Estado de San Luis Potosí, debe incluirse que en las zonas donde los acuíferos están sobreexplotados no deben autorizarse cambios de uso del suelo para crecimiento urbano, y que en las áreas de recarga de acuíferos quede prohibida su urbanización”, expresó.

“Debe poner en el centro la satisfacción del derecho humano al agua, la restauración de los ecosistemas y la producción alimentaria. Asimismo, debe sancionar y cancelarle permisos a quienes contaminen el vital líquido”, finalizó.

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top