Toño Martinez

Burocratizar el combate de incendios, mala ocurrencia

Formación un comité con funcionarios y la Canaco no resolverá emergencias

El mismo Ejército pide a ciudadanos no intervenir; corren riesgos

Crear un Comité para el Combate de Incendios con sentido burocrático, es una ocurrencia que generó comentarios adversos para los promotores, porque un tema tan delicado de ninguna manera puede caer en ensayos sin rumbo, cuando existen ya organismos con los conocimientos y técnicas especializadas para esas tareas.

Significa de acuerdo con el planteamiento que dio origen al proyecto, que ese comité se hará cargo de planificar u organizar acciones cuando ocurra un siniestro ígneo, cuando existe ya un Consejo Municipal de Protección Civil que cubre todos los protocolos y manejo de estrategias.

Al dichoso comité lo forman cinco funcionaros municipales: el secretario del Ayuntamiento, Raúl García Salazar; el regidor de Protección Civil, Néstor Alejandro Rivera Aguilera; el director de Protección Civil, Jorge Alberto Lárraga Ocejo; el secretario técnico Jesús Salazar Hernández, y el director del Agua Potable, Marco Antonio Guillén Rivera; metieron también a la presidenta de la Cámara de Comercio, Linda Parra Espinosa, y como secundarios –hágame favor-, a “representantes” de la Comisión Nacional Forestal, Bomberos, Cruz Roja y directores de hospitales y clínicas de la ciudad.

Por ningún lado aparece el Ejército, que es pieza fundamental en el ataque a incendios, agrupaciones de piperos para proveer agua, agrupaciones voluntarias de socorrismo, etc.

Pero entonces, ¿qué funciones le dejarán al órgano que lleva realmente el peso de hacer frente a siniestros, como es el Consejo Municipal de Protección Civil?

Tal vez lo que quisieron engendrar fue un complemento de apoyo al consejo, para velar porque los brigadistas que sí harán frente a las llamas y al humo, estén pendientes de aportar en agua, mascarillas, herramientas como palas, picos, hachas y lonches, pero no lo plasmaron de esa manera.

Lógicamente no podemos pensar que esos burócratas en la cúpula del comité, vayan a ir directamente a los frentes de lumbre.

Sería suicida, como lo advirtió el propio Ejército Mexicano, exhortar a que los ciudadanos acudan a los incendios, porque complicarían las cosas exponiéndose a sufrir intoxicaciones y quemaduras.

Los funcionarios públicos del comité tienen muchas otras cosas que hacer; Valles sufre terribles descuidos y carencias en muchas áreas, como para distraerlos en cosas que ya cuentan con la institución adecuada contra incendios.

Mas sensatez, sentido común, por favor.

Commentarios

comentarios

To Top