Locales

Comerciantes de Micos se muestran renuentes a ser reubicados

Realizaron PC y funcionarios inspección de campo en la zona del derrumbe

CIUDAD VALLES, S.L.P.- Comerciantes ubicados en el interior del paraje “Pago Pago” se mostraron renuentes a ser reubicados de la zona donde actualmente se localizan, esto luego de que se determinara que están en una zona de riesgo tras registrarse un derrumbe el pasado fin de semana en el que dos turistas resultaron lesionados.

Esta mañana personal del departamento de Protección Civil Municipal, encabezados por el director de esta corporación, Jorge Alberto Lárraga Ocejo, el secretario del ayuntamiento Raúl García Salazar, los regidores Marco Antonio Conde y Néstor Rivera, los directores de Turismo y Comercio, Uriel Bonilla e Iván Flores realizaron un recorrido por la zona donde ocurrió el incidente.

En primer lugar se reunieron con el comité responsable de este paraje a quienes les indicaron que luego de ese primer desprendimiento la situación de riesgo en este sector era mucho mayor, por lo que para evitar que ocurriera alguna tragedia por esta causa era necesario que los comerciantes que tienen instalados sus locales a la orilla del cerro debían ser reubicados ya sea de manera permanente o en tanto se llevaban a cabo los dictámenes correspondientes.

Posteriormente fueron a reunirse con los locatarios para explicarles esta situación, pero ahí fue donde los funcionarios se toparon con pared, porque a pesar de que se les explicó a los comerciantes que era por su seguridad y que se les buscaría un sitio donde puedan continuar ejerciendo sus actividades fuera de riesgo, estos mostraron una negativa a moverse del lugar que han ocupado durante varios años.

Tras una larga discusión que parecía no llegar a ningún lado, finalmente se tomaron dos acuerdos para ver la posibilidad de éstos se movieran de lugar, el primero fue que se hablaría con el propietario de la parte del predio que se ocupa como estacionamiento para que mediante un convenio se pudiera dejar un espacio para los comerciantes, aunque esto no terminó de convencerlos del todo.

El segundo acuerdo fue que se llevaría a un especialista para que realizara una investigación exhaustiva en la zona y si éste determinada que había riesgo de más desprendimientos o deslaves los vendedores se moverían sin poner objeción alguna.

Finalmente, Lárraga Ocejo señaló que lo que se busca es prevenir que de haber otro incidente similar haya pérdida de vidas ya sea de visitantes aglomerados en los puestos o de los mismos comerciantes. 


Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top