Deportes

Día de Navidad NBA: Una jornada llena de sorpresas

Arrancaba la jornada navideña en la NBA, y por primera vez lo hacía en la ciudad de Toronto. Los actuales campeones comenzaron muy concentrados y acertados, obligando a Brad Stevens a solicitar un tiempo muerto tras un 10-0 como parcial de salida. A la vuelta a la cancha, los Celtics comenzarían poco a poco a hilvanar su juego, igualando así las fuerzas con los Raptors. El banquillo de Boston, capitaneado por Enes Kanter, fue un factor clave y diferencial durante la primera parte del choque. Ambos equipos defendían duramente, propiciando al rival a cometer errores y pérdidas. Se llegaría al descanso con 55-47 a favor de los visitantes. Chris Boucher sorprendía a todos firmando, hasta el momento, un partido perfecto (13 pts, 5/5 TC y 2/2 T3).

A la reanudación, VanVleet e Ibaka mantenían a Toronto en la pelea por el partido. Uno a base de triples y asistencias; el otro, finalizando jugadas con garra e intimidación. Pero ambos se toparían con el mejor jugador de la noche, Jaylen Brown. El escolta de los Celtics estaba siendo un quebradero de cabeza para la defensa de Toronto, que ya no sabía como defenderle. Producía un “mismatch” constante en la defensa local con crossovers y cambios de ritmo.

EL MEJOR: Jaylen Brown: 30 pts, 6 reb, 4 ast, 10/13 en TC (76.9%) y 5/7 en T3 (71.4%)

A priori, el duelo más atractivo de la jornada junto al choque de Los Ángeles. Los Sixers fueron un auténtico rodillo de principio a fin, exceptuando el último cuarto. El partido comenzaba con una cátedra sobre baloncesto de Joel Embiid. El pívot de Philadelphia terminó el primer cuarto con 16 pts en su haber y una sensación de superioridad abrumadora. Los Bucks encajaron 38 puntos en el primer cuarto, algo que sucedía por primera vez en toda la temporada. Ya en el segundo cuarto Giannis despertó. El jugador griego y unas grandes defensas de los Bucks mantenían el partido abierto.

Aún así, el empuje local era incesante. El “tridente” Simmons-Harris-Embiid estaba resultando demasiado dañino para unos desdibujados Bucks, que se irían al descanso 21 puntos abajo en el marcador (48-69).

A la vuelta de vestuarios, Embiid continuaba en modo bestia y demostró al actual MVP de la liga que esa no iba a ser su noche poníendole dos tapones prácticamente seguidos. Antetokounmpo se ahogaba en ataque ya que Brett Brown diseño una defensa excelente sobre él. Optaron por flotarlo descaradamente en el perímetro; y en la zona, a la hora de comenzar su zancada, ya tenía a uno o dos hombres sobre él. Ayudó su poco acierto desde el triple, cerrando la noche con un 0/7. Por el contrario, los Sixers si que estuvieron acertados desde la línea de 3 con 21/44 (47.7%).

Los locales llegaron a ponerse 28 puntos arriba en el marcador, pero en el último cuarto se dejaron llevar y acabaron pidiendo la hora. Los Bucks anotaron 36 puntos en el último periodo y maquillaron el resultado. Victoria para subir la moral de unos Sixers que ganaron el partido tanto en los banquillos como en la cancha.

EL MEJOR: Joel Embiid: 31 pts, 11 reb, 3 ast, 2 tap, 11/21 en TC (52.4%) y 3/6 en T3 (50%).

Parecía la ocasión propicia para que los Rockets se vengaran de las eliminaciones de los últimos años, contra unos Warriors sin sus estrellas, hundidos en la clasificación y con una plantilla en la que se incluyen algunos jugadores que muchos pensamos que son de nivel G-League. Pero el guion se salió de lo previsto y esos jugadores quisieron demostrar, en el día más mediático de toda la liga regular, que son parte de esta liga y que pueden derrotar a aspirantes al anillo, como son los Rockets.

Arrancaba el partido con un primer cuarto muy igualado, en el que el quinteto titular de los Warriors mantenía el ritmo de los Rockets, donde un desacertado Westbrook protagonizaba los ataques texanos. Pero en el segundo cuarto, los Rockets sacaron músculo y con un mayor acierto desde la línea de tres se ponían por delante y llegaban a acumular ventajas por encima de los 10 puntos. El Chase Center se esperaba una jornada habitual en esta temporada, pero dos secundarios, Damion Lee y Glenn Robinson, conseguían reducir la desventaja y poner a los Warriors al final del segundo cuarto: 68-64 para los Rockets.

En la reanudación pudimos ver a los mejores Warriors de la temporada. Tras un primer arreón de los Rockets, Russell y Green encadenaron una serie de canastas que pusieron a los Warriors por delante. Los Rockets lo fiaron todo al triple, pero esta vez no entraron y las ventajas se mantenían a favor de los de San Francisco. En el último cuarto Houston llegó a ponerse por delante, pero un parcial 10-0 dejó la victoria en California, un alegrón que se permiten los aficionados de los Warriors dentro de una temporada desesperanzadora.

EL MEJOR: Damion Lee: 22 puntos, 15 rebotes, 3 robos, 5/9 en TC (55,6%) y 2/2 en T3 (100%)

El duelo de la noche se disputaba en Hollywood y no defraudó a nadie. Aunque el partido fue muy igualado y pudo caer de cualquier lado, parece que los Clippers están un punto por encima de los Lakers en cuanto a cantidad de recursos disponibles. Los Lakers, muy dependientes de LeBron, pagaron su desacierto en ataque (9/24 en TC) y no encontraron más generadores de juego que sostuvieran al equipo en los momentos menos inspirados de James.

El partido comenzó con un bonito intercambio de canastas donde los Lakers se sostenían con el acierto exterior de sus aleros y Kawhi asumía la responsabilidad en el ataque Clipper, con 14 puntos en el primer cuarto. El segundo cuarto se mantenía por los mismos derroteros, pero un arreón final de los Lakers les dejó con una ventaja de 12 puntos al descanso.

Todo cambió tras el paso por vestuarios. Si antes el ataque Clipper se había caracterizado por la dependencia de Leonard, después del receso otros jugadores se apuntaron a la fiesta, especialmente Montrezl Harrell. El pequeño pero valiente pívot se las tuvo con McGee y Howard y despertó a sus compañeros del letargo navideño en el que se encontraban. Poco a poco los Clippers iban remontando con un trabajo coral, ya que hombres como Lou Williams o Patrick Beverley anotaban con frecuencia. Al inicio del último cuarto el partido ya estaba igualado, pero un momento de inspiración de LeBron volvió a colocar a los Lakers en cabeza. Sin embargo, al Monstruo se le apagaron las luces en el tramo final del partido, situación que los Clippers aprovecharon para remontar de nuevo y sentenciar después el partido desde la línea de tiros libres.

EL MEJOR: Kawhi Leonard: 35 puntos, 12 rebotes, 5 asistencias, 11/19 en TC (57,9%) y 5/7 en T3 (71,4%)

La mayor sorpresa de la noche se dio en las Montañas Rocosas. Los Nuggets, que llegaban en la segunda posición de la Conferencia Oeste, se la pegaron contra un equipo que funcionó de forma muy coral y supo contener el talento ofensivo de los Nuggets.

El partido comenzó con un inspirado Brandon Ingram, que en día tan notado mostró que quiere jugar el All-Star. En el otro lado, Jokic trataba de generar para sus compañeros, que no conseguían ponerse por delante en el marcador contra un equipo muy por debajo en clasificación. En el segundo cuarto, todo seguía igual, pero un parcial favorable a los Nuggets a mediados del periodo parecía que podía romper el partido, pero los Pelicans se recompusieron de la mano de los veteranos fichados para estos momentos difíciles: Redick y Favors.

Tras el descanso, el choque siguió muy igualado. Los Pelicans estaban respondones y los Nuggets no daban con la tecla ni tenían el acierto para escaparse en el marcador. Así las cosas, la balanza cayó del lado de los Pelicans en un último cuarto en el que mostraron los recursos de los que no han hecho gala durante el resto de la temporada y lograron llevarse una reconfortante victoria de uno de los pabellones más difíciles de la NBA.

EL MEJOR: Brandon Ingram: 361 puntos, 7 rebotes, 11/18 en TC (61,1 %) y 7/9 en T3 (77,8%)

Vía Solo Básquet

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top