Regionvalles

Porfirio López

Dinero a los partidos políticos

Recientemente el Instituto Nacional Electoral (INE) ha hecho público el financiamiento a los partidos políticos y ello ha ocasionado una serie de posiciones en contra de esos organismos que son vistos por un amplio espectro social como un lastre para democracia dados sus integrantes, sus dirigentes, sus representantes populares y sus acciones públicas alejadas de la moral, la ética y el civismo.

Cada año los partidos políticos en México reciben millones de pesos para realizar sus actividades, sin embargo, esa cifra es más alta porque también están considerando a los probables candidatos independientes que aparezcan en las boletas electorales en la jornada de julio del próximo año.

El dinero en conjunto ronda la cantidad de 6 mil 788 millones de pesos, el presupuesto más alto en la historia reciente mexicana que la autoridad electoral ha presupuestado a los nueves partidos políticos y los candidatos independientes.

El proyecto aprobado por la comisión de prerrogativas y partidos políticos del INE y que mandará a discusión en el Congreso de la Unión en días próximos estima que 4 mil 296 millones 333 mil 246 pesos se destinaran a actividades ordinarias permanentes mientras que para gastos de campaña los partidos políticos estarían recibiendo 2 mil 148 millones 166 mil 623 pesos.

De igual forma se estima que para actividades específicas los partidos políticos podrían destinar 128 millones 889 mil 997 pesos, para franquicias postales los institutos políticos tendrán una bolsa de 171 millones 853 mil 323 pesos y para las candidaturas independientes se tiene un monto estimado de 42 millones 963 mil 332 pesos.

Al margen de lo escandaloso de las cifras destinadas a organismos públicos que gozan del total desprestigio social y que en muchos de los  casos son vistos como mecanismos institucionales bajo el modelo de franquicia electoral, el titular del INE Lorenzo Córdova declaró que la cifra total estimada es previa formula contemplada constitucionalmente y el presupuesto estimado dejara el “piso parejo” para todos los contendientes en el año próximo y es un freno para evitar la entrada de dinero ilegal o intereses privados al financiamiento de futuros candidatos.

De tal manera que a pesar del descredito popular y del hartazgo ciudadano el PRI para sus actividades ordinarias tiene contemplado recibir mil 689 millones 590 mil 077 pesos, el PAN  mil 281 millones 114 mil 450 pesos, el PRD 773 millones 583 mil 685 pesos, Morena 649 millones 217 mil 254 pesos, PVEM  578 millones 204 mil 704 pesos, Movimiento Ciudadano 537 millones 21 mil 858 pesos, PANAL 419 millones 106 mil 116 pesos, Encuentro Social 398 millones 365 mil 190 pesos y PT  376 millones 770 mil 17 pesos.

Y por si esas cifras millonarias no fueran suficientes para gastos de campaña los partidos políticos recibirán en el mismo orden carretadas de dinero público. El PRI tiene estimado recibir 547 millones 448 mil 337 pesos, PAN 413 millones 959 mil 570 pesos, PRD  248 millones 99 mil 843 pesos, Morena 207 millones 457 mil 219 pesos, PVEM 184 millones 250 mil 503 pesos, Movimiento Ciudadano 170 millones 792 mil 57 pesos, PANAL 132 millones 257 mil 500 pesos, Encuentro Social 125 millones 479 mil 420 pesos y PT 118 millones 422 mil 174 pesos.

Millones de pesos que para la mayoría ciudadana es ofensivo dado que con ese dinero público se podrían construir obras públicas como clínicas de especialidades, centros deportivos, ampliación de autopistas y carreteras, escuelas de educación básica, media superior y superior con infraestructura tecnológica.

Lo que refleja el financiamiento público que históricamente se ha venido otorgando e incrementando a los partidos políticos mexicanos, sea o no año electoral es que la democracia mexicana es onerosa y lo será aún más en próximos años porque no existe otra fórmula validada constitucionalmente para entregar dinero público o para disminuir las prerrogativas, ello a pesar de que los partidos políticos se hayan en el sótano de todas las encuestas y sondeos sobre democracia, participación ciudadana e instituciones públicas.

También la democracia mexicana es cara porque ésta ha sido constantemente asediada por dinero poco transparente o ilegal que hace a los candidatos de todos los partidos políticos rehenes de poderes denominado fácticos con todas las consecuencias que ello tiene en amplias regiones de un país con las características heredadas del viejo régimen y con los atolladeros dejados por la alternancia en la presidencia de la República.

Commentarios

comentarios

Al tope
Abrir Chat
1
Close chat
Hola gracias por visitarnos.

Empezar