Opinión

Duele tanto ver partir a tantos amigos y conocidos

Como periodistas se supone que enfrentar la realidad cotidiana con sus dramas, tragedias, glorias, guerras, violencia, éxitos, fracasos y decepciones nos provee de cierto blindaje emocional, que entre otras cosas inhibe la capacidad de reacción frente a sucesos traumáticos o al menos controlar su impacto.

Pero lo que está ocurriendo ahora, ayer, el mes pasado, hace unas horas o minutos en nuestro entorno de ejercicio petiodístico que incluye a amigos, conocidos, figuras públicas, familiares cercanos o lejanos que están cayendo como las fichas de juego de dominó o las hojas de árboles otoñales, uno tras otro por una cosa absurda pero siniestra como es el COVID19, nos cambia la perspectiva sobre la dominación de emociones.

Y al mismo tiempo nos arranca brutalmente de la zona de confort en que estábamos acomodados porque la ciencia y tecnología, el conocimiento explosivo sobre la biología y pensamiento humanos nos llevó a considerarnos dioses.

El Coronavirus nos viene a recordar, que algo no hemos hecho bien, no estamos haciendo bien como personas, como clan familiar, como comunidad.

Destruimos la naturaleza y nos destruimos a nosotros mismos; nos llevamos cada vez más de comida procesada llena de químicos y hormonas, envenenamos el aire, ríos, mares, pisoteamos valores y principios que por siglos se fueron construyendo una sociedad ordenada y armonizada.

Somos capaces de experimentar la reproducción de vida humana en los centros de ingeniería genética y retamos constantemente a la sabía evolución natural.

El Covid que surge como hijo abominable y letal del entorno que forjamos, no nos va a exterminar como humanidad, pero si a sembrar de dolor y sufrimiento a millones que verán sus vidas entrar a un agujero negro al final de cuyo extremo final nada será igual.

No lo provoquemos más, podemos si no revertir, si al menos disminuir el número de víctimas.

Recuperando tres cosas esenciales:Respeto a Dios, cuidar la obra maravillosa que es nueetro cuerpo, y  el cuidado de la naturaleza.

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top