Regionvalles

Porfirio López

El presidente de la opacidad

En torno al presidente Andrés Manuel López Obrador todo es opacidad. Cada que presenta sus proyectos derivados de su ideal de cuarta transformación, lo único que sobresale es la opacidad gubernamental. No hay rendición de cuentas, solo conferencias, no existe transparencia, solo ocurrencias, no existe explicación lógica y ordenada, solo sus dichos y su cansada retórica.

Desde la toma de posesión no existe otra cosa que opacidad, no se alcanza a ver claridad y contundencia gubernamental, solo balbuceos, arrastre de palabras y arengas en la plaza pública. De los últimos tres presidentes de la República, López Obrador ha sido el más opaco y turbio. Si se trata de cancelar proyectos como el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México cancela y ya, pero no ofrece explicaciones técnicas, ni costos financieros, hoy el tema del aeropuerto no ocupa ninguna atención gubernamental y nadie sabe en qué situación está la construcción del gobierno anterior, ni cuando empieza la construcción del nuevo aeropuerto anunciado en Santa Lucía, ni que paso con los bonos.

Si se trata de declarar su patrimonio o sus bienes personales acumulados en el ejercicio del poder público y fuera de éste, el presidente saca su cartera, presenta su billete de doscientos pesos y se asume honesto, pero no dice como le hizo para vivir o sostener a su familia en los últimos años, ni a cuanto asciende sus gastos de instalación en el Palacio Nacional.
El mismo cuadro se repite cuando sus secretarios de Estado presentan su declaración patrimonial, todos se asumen opacos o siguen la misma directriz presidencial y en el caso de la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero cuando un medio impreso saca a la luz sus propiedades inmobiliarias millonarias en Estados Unidos, en lugar de explicar sus omisiones reparte culpas e intenta pasar como graciosa diciendo que trabajó cien años junto a su cónyuge.

La opacidad gubernamental a partir de la presidencia de López Obrador es persistente y consistente con la denominada Cuarta Transformación. Opaco ha sido el anuncio de la construcción del Tren Maya, en torno a esa obra de infraestructura no existe estudio técnico, ni procesos de licitación, ni evaluación de impacto ambiental, ni foros de consulta a comunidades indígenas o ejidos. En lugar de transparencia y rendición de cuentas, en torno al Tren Maya hubo una solicitud de permiso a la Madre Tierra y con eso fue más que suficiente.

Dentro de la misma consistencia de la opacidad gubernamental inaugurada por el presidente López Obrador habrá que anotar otro anuncio gubernamental, la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco. Al igual que el Tren Maya alrededor de la edificación de la refinería no existen datos duros, ni estudios técnicos, ni mecanismos de dialogo con las comunidades que se verían afectadas por la construcción de una obra surgida de la imaginación presidencial. La opacidad en torno a la obra de la refinería es gigantesca y hasta el momento el presidente López Obrador no ha volteado a ver a diversas organizaciones de la sociedad civil que ha sostenido que la obra dañaría los ecosistemas del sureste mexicano y que es inviable.

En la misma opacidad gubernamental habrá que colocar anuncios como el combate al huachicol y la adquisición de 671 pipas en Estados Unidos por 92 millones de dólares sin licitación, las cuales no cumplen con la normativa medio ambiental para circular en las carreteras mexicanas. En torno a las pipas, que hasta el momento nadie sabe donde están o por donde circulan a pesar de que se anunció que llegarían en febrero, el gobierno federal saco una convocatoria para contratar conductores de pipas que tampoco nadie sabe dónde están o en que rutas andan manejando las pipas, lo único seguro es que el gobierno gasto miles de millones de pesos para atender una supuesta emergencia que con el correr de las semanas no tiene rendición de resultados, ni tiene eficacia, ni tiene eficiencia.

En la misma ruta de la opacidad habrá que anotar la creación de la Guardia Nacional y la asignación presupuestal de 93 mil 670 millones de pesos a la Secretaría de la Defensa Nacional que se destinarán para combatir la inseguridad en entidades federativas y municipios. El presidente López Obrador anuncia su idea de Guardia Nacional, emite una convocatoria sin tener una ley reglamentaria, presiona a sus legisladores en el Congreso de la Unión para que saquen adelante la iniciativa y descalifica a organizaciones de la sociedad civil que han publicado su desacuerdo con la ampliación de facultades a las fuerzas armadas.

Igual de opaco ha sido el actual gobierno federal cuando anuncia desde Palacio Nacional apoyos a los adultos mayores, a los jóvenes, cuando inicia su censo del bienestar, cuando crea sus voluntarios denominados servidores de la Nación que llegan casa por casa anunciando los programas de Andrés Manuel López Obrador, en lugar de anunciar políticas públicas del gobierno federal. La misma opacidad se mantiene cuando desde su atril el presidente anuncia precios de garantía para productores agrícolas o anuncia la creación de escuelas para que los niños aprendan a jugar beisbol, el deporte favorito del presidente.

La opacidad ha sido constante en el ejercicio gubernamental del presidente López Obrador, dos ejemplos de ello son la reforma legislativa que le permite a Paco Ignacio Taibo II encabezar el Fondo de Cultura Económica, confirmándose con ello que se hacen reformas en el Congreso de la Unión a pedido del presidente y en la misma sintonía opaca habrá que ubicar el anuncio del recorte presupuestal a las guarderías y a cambio de ello ofrece entregar apoyos directos, sin intermediarios a los padres de familia, hacer ello desde el atril presidencial es una muestra más que el presidente desconoce el sistema de guarderías en México, su operación y sus procesos educativos y lo más grave tenemos un presidente que no le gusta la transparencia, ni la rendición de cuentas, sino que se siente muy cómodo disfrutando la opacidad gubernamental y el poder público que hoy detenta para mantener su clientela política y electoral.

Commentarios

comentarios

To Top
Abrir Chat
1
Close chat
Hola gracias por visitarnos.

Empezar