Locales

Endulcorantes mucho más nocivos que la azúcar de caña

Propician desde diabetes hasta problemas neuro-degenerativos como Parkinson y Alzhaimer

Ciudad Valles.-Suponer que consumir fructosa, endulcorantes o jarabes de maíz en lugar de azúcar de caña es más saludable está en un grave error que puede costarle una mala calidad de vida y efectos crónico-degenerativos letales, afirmó el presidente de la Asociación de Cañeros de la Pequeña Propiedad del ingenio “Alianza Popular”, Baltazar Peña del Campo.

El azúcar de caña o sacarosa, en dosis adecuada no ha demostrado que predisponga a la obesidad, diabetes y problemas del hígado, como pasa con los endulcorantes a base de alta fructosa que es jarabe de maíz, y que por desgracia es utilizado por la mayor parte de la industria refresquera y alimentaria, con la única condición que en sus etiquetas diga que contienen azúcares, sin explicar de dónde proceden.

Hay cierta marca de miel de maíz para niños pequeños que en su envase presenta la carita de un bebé; omite señalar de donde procede su sabor dulce, y con ello está produciendo generaciones de diabetes desde la niñez.

Es una política comercial engañosa en perjuicio de los consumidores.

Dijo que productores e industriales de la caña han insistido ante la Secretaría de Salud y otras dependencias para que las etiquetas de bebidas dulces sean más explicitas en señalar la diferencia entre azucares contenidos.

El azúcar de caña, como el de remolacha estableció Peña del Campo, es un cristal asimilable que contiene fructosa natural y glucosa 100% de la gramínea.

Eso la hace más fácil de digerir, no fuerza la función del hígado, es menos dulce en consecuencia más sana que los endulcorantes.

La fructosa en cambio – como la que ofrecen en bolsitas en restaurantes- no es cristal ni azúcar sino endulcorante que llega a ser hasta 100 veces más dulce que el azúcar de caña es difícil de procesar por el hígado y fomenta la obesidad induciendo a la aparición de diabetes tipo 2.

Debemos tomar en cuenta también, que el azúcar entre menos procesada sea resulta más nutritiva y menos dañina.

Por ejemplo, el azúcar morena o el mascabado contienen una cantidad mayor de minerales y nutrientes adheridos.

Estos se llegan a perder en gran medida en el caso de azúcar refinada o blanca, o la tipo glas para repostería.

Baltazar Peña, dijo que “Me preocupa mucho, no solo como productor sino consumidor, que cada día aparecen más estudios médicos y científicos en torno a lo peligroso que puede resultar la alta fructosa como uno donde se le atribuye relación con el aumento en casos de Alzhaimer y Mal de Parkinson”.

Podrán pensar que como productor de caña tengo que defender el azúcar, pero ahí están las investigaciones de laboratorio que dan soporte a la desigualdad entre la sacarosa y los endulcorantes.
Solo, tomemos en cuenta que debemos consumirla moderadamente concluyó.

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top