Inicio Inicio Inicio Inicio Inicio Inicio Inicio
Yugo: presencia totonaca en la zona media potosina PDF Imprimir E-Mail
Calificación del usuario: / 1
MaloBueno 
escrito por Redacción   
miércoles, 02 de febrero de 2011
Hallazgo arqueológico en Ciudad Fernández
Image
SAN LUIS POTOSÍ.- Se trata de un Yugo encontrado en la comunidad “La Mezclita” en el municipio de Cd. Fernández, San Luis Potosí. Dentro esta comunidad se encuentra un asentamiento prehispánico que ha sido trabajado arqueológicamente por el Centro INAH San Luis Potosí desde el año de 1997.

El elemento arqueológico detectado, presenta forma de herradura   y  está hermosamente labrado, posee toda una serie de representaciones antropomorfas y zoomorfas.  Al frente se observa una cara humana emergiendo de las fauces de un tigre, en las partes laterales se ven las patas del animal, en la parte frontal se alcanzan a distinguir  las fosas nasales y sus ojos sobresalen en los lados.
Asimismo, presenta una serie de glifos de medios círculos atados con una banda, que se  observan hacia ambos extremos del yugo. Además posee casi en su totalidad restos de pigmento rojo posiblemente elaborado en esta zona.

Esta  pieza  fue encontrada en la parte principal de  uno de los conjuntos arquitectónicos del asentamiento prehispánico, los habitantes de la comunidad la descubrieron al estar colocando las mangueras de agricultura por goteo y dieron aviso al INAH atendiéndose de inmediato la denuncia del hallazgo.

La Arqlga. Claudia Walz Caviezel investigadora del Centro INAH San Luis Potosí, comentó que posiblemente este yugo fue  traído desde la Costa del Golfo a través de intercambio, y que el hallazgo manifiesta la influencia y presencia de las culturas del Golfo de México en la zona media potosina.
 
También informó que debido a la ubicación donde ocurrió el hallazgo, se puede determinar que el yugo posiblemente formó parte de la ofrenda del entierro de algún personaje importante de la población de aquella época.

Image
La Arqlga. Walz Caviezel agregó que los yugos han sido interpretados como posibles reproducciones de los cinturones protectores que usaban los jugadores de pelota, los cuales eran anchos y  manufacturados en piedra finamente labradas de grano muy fino, presentan una forma excepcional  de herradura, siendo éstos de carácter sagrado, por lo regular suelen tener de 40 a 45 centímetros de largo por 30 a 35 centímetros de ancho y 16 a 18 centímetros de abertura. Podría tratarse de una posible derivación de las “piedras curvas” lisas y de los “yugos” lisos del periodo preclásico, alcanzan su pleno desarrollo a partir del horizonte clásico y se prolongan más allá, hasta finales del siglo XIII aproximadamente. La presencia de este elemento de carácter religioso detectado en esta zona es de suma importancia.

Actualmente esta pieza arqueológica está bajo el  resguardo del museo en la comunidad de la Mezclita y se siguen los procedimientos legales del expediente ya conformado para su registro en conjunto con otras piezas.
Comentarios (0)add
Escribir comentario

busy