Editorial

LA EDITORIAL #RV 18 mayo 2017

Policías necesitan  ir más a la “escuelita”

A casi un año de que entró en vigor el Nuevo Sistema de Justicia Penal en todo el País, y de la infinidad de capacitaciones a las que han sometido a las corporaciones policiacas, el 20 por ciento (según datos proporcionados por las procuradurías de justicia) de las detenciones a presuntos delincuentes, resultan ser anuladas por la serie de fallas en el proceso. Lo grave es, que del total de esas fallas, el 90 por ciento se da desde la integración del informe policial, que retarda la “puesta a disposición”, porque hoy en día nuestros policías -llámese Municipal, Estatal o Ministerial- tardan entre siete y hasta 12 horas para el citado proceso, lo que al final causa que el imputado sea puesto en libertad (responsable o no) por la mala integración del expediente, desde los inicios básicos del proceso.

Aunque es grave la consecuencia, porque hay de delitos a delitos, y en el caso de un homicida o un violador que conoce a sus “acusadores”, el asunto al que se le puede dar seguimiento (empezar el proceso desde cero) puede concluir ya no en un homicidio, sino en dos, o en una violación y homicidio.

Aplicando la presunción de inocencia como bien lo establecen las nuevas leyes, en caso de que una persona sea aprehendida por elementos policíacos que desconocen los principios básicos del protocolo, puede ser marcado junto con su familia de por vida, aún cuando se compruebe su inocencia, si durante el proceso fue exhibido en cualquiera de las formas; lo que deriva en la famosa frase “usted disculpe”. Y de esta situación está plenamente consciente la Procuración de Justicia, pero que fácilmente se lava las manos responsabilizando a los propios policías de su falta de interés por capacitarse, pero no está ahí el error o la omisión, sino que la mayoría de las capacitaciones se centralizan en la capital del Estado, y dos o tres por año se ofrecen en de manera local, lo que evidentemente es insuficiente, mas aun si se toma en cuenta la salida constante de los elementos policiacos ante los raquíticos sueldos.

 

A dos años del fatídico accidente de los “cobacheros”

Dos años han pasado desde aquel fatídico accidente sobre la súper carretera Valles – Rayón, donde un segundo remolque arrebató la vida –un 19 de mayo- a nueve estudiantes, un maestro y el chofer del vehículo donde viajaban, y nada se ha hecho por controlar el paso de los full tráileres sobre carreteras del estado potosino, que no cuentan con las infraestructura civil para ese tipo de unidades pesadas; que de inicio –según la Ley- debieran circular por rúas clasificación “A” o “ET”, que se caracterizan por tener ocho carriles, cuatro de cada lado, muro de contención con malla ciclónica, rampas de emergencia, luminosidad en carpeta asfáltica y toda una serie de infraestructura civil de alta tecnología, que ni así garantiza la seguridad de los automovilistas.

Los estudiantes que todavía portaban el uniforme del Cobach, regresaban a Tancanhuitz, después de una participación en competencias académicas donde el resultado obtenido fue de “excelencia”. Eran alumnos brillantes, con un futuro prometedor.

Los padres de los “cobacheros” habían programado para este 19 de mayo, una misa en el sitio “del dolor”, para lo cual solicitaron el apoyo de los gobiernos locales y la Policía Federal; pues tan sólo el año pasado, alrededor de 300 personas se congregaron en el lugar, entre familiares, amigos, maestros y otros en solidaridad a los padres dolientes.

Ojalá, también esta vez haya disposición, para que se regule y dirija el tráfico en la rúa federal, para evitar cualquier otro tipo de percance.

 

Horacio Sánchez Unzueta, ni el de más “hueso colorado” cree en una victoria para el tricolor

El hartazgo que ha generado Enrique Peña Nieto en el poder, alcanzó límites donde hasta los priístas de hueso colorado, ven una debacle, alcanzados simplemente al estar cobijados por el mismo partido.

El ex gobernador Horacio Sánchez Unzueta, dijo en una reciente declaración, que si las elecciones presidenciales fueran este fin de semana, el PRI quedaría en tercer lugar, admitiendo con ello, que el Revolucionario Institucional, vive la peor crisis en su historia, que arrastra sin duda a la mayoría de los gobiernos estatales y municipales a un fracaso automático, salvo aquella labor extraordinaria que puedan llevar los mandatarios locales.

Difícil panorama es el que enfrenta el partido tricolor, ante una serie de crisis en todos los ámbitos, desde delincuencia organizada, caída de la economía que va tomada de la mano con la depreciación del petróleo, pobreza y una actitud “singular” pero nada aceptable para la sociedad mexicana de quien ocupa la máxima silla presidencial.

Sin duda, de manera generalizada, el castigo al PRI se verá en las elecciones de 2018, recargado o minimizado en aquellas entidades o municipios según la labor en pro del pueblo.

 

¡Aguas! Con el fraude de los cajeros..

A pesar de que los cajeros automáticos cuentan con mecanismos de seguridad para detectar billetes falsos, con máquinas contadoras, que a su vez tiene sensores, además de procesos manuales (según los Servicios Panamericanos de Protección), tan sólo el año pasado en México, se emitieron más de dos mil piezas falsas en cajeros automáticos y ventanillas bancarias; y de acuerdo  con el Banco de México, ambos sistemas emiten hasta seis billetes apócrifos al día en algún lugar del País. Sin embargo, tan sólo en Ciudad Valles o en la Huasteca, ¿quién no conoce a un amigo, familiar o experiencia propia, de haber recibido un billete falso de un cajero automático?

El caso más reciente, fue esta semana en el municipio de Tampacán, donde una maestra fue víctima de un cajero automático de “Banorte” que le extendió (con todo y sus sistemas de seguridad -según Servicios Panamericanos de Protección-) un billete de 500 pesos apócrifo.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef), si una persona encuentra un billete falso en el cajero automático, tiene hasta cuatro días para reportarlo ante la institución bancaria responsable, y entonces viene una serie de trámites burocráticos desenfrenados, además de tolerar tiempos muertos, etcétera, etcétera, etcétera… para tratar de recuperar 500 pesos, a veces menos; y si de por sí la victima percibe un salario estremecedor, con las vueltas y todo lo que requiere para que le devuelvan su billete, le saldrá cinco veces más caro.

Hace cinco o seis años, aquí en el Estado se dio un caso que trascendió a nivel nacional, porque una persona que recibió un billete falso de un cajero, lo presentó en el banco sin especificar el motivo, y le costó dos años de prisión. Así que para evitar una pérdida económica, a veces el doble o triple del que fue víctima en el cajero o ventanilla de atención bancaria, una pena de dos años o más en cárcel (en lo que demuestran su inocencia) mejor verifique antes de salir del establecimiento, que sus billetes tengan los elementos de seguridad avalados por el Banco de México.

 

Esperanza Cedillo Trejo, ¡Ah para fama…!

Vaya fama la que ha cobrado la regidora Esperanza Cedillo Trejo, de extracción perredista, en el municipio de Aquismón; y es que en menos de un año ha enfrentado dos denuncias por comprar artículos “no básicos” y después negarse a pagar.

La edil en Aquismón es conocida o se hace conocer por una extravagancia que le caracteriza tanto en su forma de vestir, como en el gusto por los vehículos “algo” lujosos u ostentosos.

La primera responsabilidad penal que enfrentó fue en noviembre del año pasado, tras adquirir a crédito varios artículos en una mueblería local, por un monto arriba de 23 mil pesos. Tras la insistencia del comerciante para que liquidara el adeudo y la negativa de la Regidora, haciendo alarde a sus relaciones interpersonales por su cargo; al final le entregó un chuque falso, con lo que el afectado, pudo interponer denuncia ante el Ministerio Público, y por su puesto resultar favorecido.

Hace apenas unas semanas, se ventiló otra denuncia por negarse a pagar -en esta ocasión- joyería, que comenzó a solicitar a la vendedora paulatinamente a través de  pagos parciales, hasta sumar arriba de 10 mil pesos, pero al no darle “abonitos” de 100 pesos, la vendedora de las joyas decidió aplicar la del comerciante de muebles, y cobrar su dinero a través de las instancias legales.

 

 

Commentarios

comentarios

To Top