Regionvalles

Editorial

LA EDITORIAL RV

Gabriel Hernández Aguilar, tiene sin agua a “su gente”

Desde hace ocho días en plena cabecera municipal de Tamasopo, los habitantes de la zona mejor conocida como “La Curva”, tienen que hacer malabares para llevar agua hasta sus domicilios, porque por alguna circunstancia no tienen el servicio, y la autoridad municipal ni siquiera se ha dignado a dar una explicación y mucho menos apoyo.

Algo no cuadra en Tamasopo, donde su población esta conformada mayoritariamente por indígenas, quienes viven en rezago y muy alta marginación, pero el  presidente municipal, Gabriel Hernández Aguilar, es el Alcalde mejor pagado en el País.

Probablemente si se tomara en cuenta la consulta indígena y se aplicarán las políticas públicas conforme a derecho (según lo establecido en la misma Ley) la desproporción que se tiene entre los servicios en un municipio y las “percepciones” de los representantes de gobierno, serían un tanto más justas; o al menos alcanzaría para dotar de los servicios básicos a la gente que vive en plena cabecera municipal.

En tanto las dependencias de gobierno responsables de la repartición de los recursos, y los órganos encargados de vigilar la correcta aplicación continúen con ese desinterés en el ordenamiento de los presupuestos, seguiremos viendo a alcaldes, regidores, y demás servidores públicos enriqueciéndose con recurso del pueblo, mientras los municipios están cada vez más sumidos en la pobreza y marginación.

 

 

Juan Manuel Carreras López, tuvo que hacer cambios

Será hasta mañana jueves que el gobernador Juan Manuel Carreras López dé a conocer de manera oficial el cambio del Secretario de Seguridad Pública en el Estado, Arturo Gutiérrez García, y tome protesta al sucesor, Jaime Ernesto Pineda, quien dejará la comisaría de la Policía Federal en esta entidad.

La salida de Gutiérrez García, se anunció extraoficialmente desde el inicio de esta semana, prácticamente obligado por la muerte de dos elementos asignados a la Policia Metropolitana, bajo el mando interino del Secretario de Seguridad. Al atentado donde se tuvieron las dos bajas, además del homicidio de un Policía Ministerial, se sumaron 10 muertes más, entre ellas dos adolescentes, todos por homicidio y suscitados en la zona Centro del Estado, en menos de 24 horas.

Sin lugar a dudas, a Carreras López no le quedó de otra mas que hacer los cambios necesarios en su gabinete, pues la situación de seguridad en San Luís Potosí, estaba tomando rumbo crítico, que ponía en estado vulnerable a toda la sociedad potosina, y a la misma administración carrerista; nada conveniente en vísperas electoreras.

 

 

Aunque se conoce el escenario que marcó la salida de Arturo Gutiérrez García de la Secretaría de Seguridad Pública, lo que se desconoce es, bajo qué circunstancias sale el General; porque resulta que una vez se confirmó el cambio, la gente de Gutiérrez comenzó con el “saqueo” de las instalaciones de la SSPE.

Trascendió en algunos medios de comunicación capitalina, que elementos de la legión extranjera que llegaron con Gutiérrez García, aplicaron la de “no me iré con las manos vacías” y comenzaron a sacar equipo y todo cuanto se ponía al paso, pues hasta colchones salieron de la dependencia.

Información filtrada, señala como responsable a la esposa del General, quien presuntamente dio la orden de “cargar con todo”. La dama tenía a su cargo el servicio de cafeterías de todas las instalaciones dependientes de la SSPE, que incluye C-4, el penal de “La Pila”, Academia de Policías y el mismo edificio de la Secretaría.

Incluso, ante tales movimientos, ayer en la tarde se soltó el rumor de un amotinamiento en el penal, cuando en realidad eran las “damas voluntarias” quienes sacaban material y equipo que en su momento consiguieron en donación. ¡Así de ese tamaño!.

 

 

José Luis Romero Calzada, salió con otra puntada.

Ni Dios puede resolver el problema de inseguridad en San Luis Potosí”, citó el diputado José Luis Romero Calzada, quien además de blasfemo, hizo un llamado de conciencia a la ciudadanía para que capte que el asunto de inseguridad es responsabilidad social.

Precisó que la única manera de garantizar la paz en territorio potosino sería asignar un policía a cada ciudadano, pero -dijo- es “imposible” porque no habría presupuesto que alcance.  Aunque su afirmación la ponemos en tela de juicio, porque el recurso alcanzaría para eso y más, si los legisladores percibieran un salario mínimo (aunque su cargo es honorífico) y se omitiera la serie de dádivas,  prestaciones y demás de lo que gozan actualmente.

Pero sin desviarnos del punto central, resulta que “Tekmol” responsabiliza a la sociedad potosina de que la “inseguridad” se vea interminable, porque son quienes compran la droga, las películas o discos “pirata”, el que ofrece “el moche” al policía, etcétera.

Siguiendo la filosofía del diputado, parte de la solución está en evitar comprarle al narcomenudista o al que vende “piratería”, pues sin venta el delincuente dejará de considerar redituable su negocio. ¡Juzgue usted!

 

 

Anunciaron una inversión de siete millones 200 mil pesos para mejorar la red eléctrica y alcantarillado de la zona industrial de Ciudad Valles, lo que representa invertir en un “elefante blanco”.

La zona industrial tiene más de 16 años que fue creada; apenas algunas empresas locales hicieron uso del sector (sin contar las que quebraron), y las que continúan hacen todo para subsistir en un espacio que les cuesta el doble de lo que perciben como ganancia de su producción.

El argumento del Estado era, la falta de servicios básicos, pero una vez instalados, la zona industrial en Ciudad Valles atraería de manera automática a inversionistas, no sólo locales, sino desde otros Estados y hasta de otros países.

Apenas hace un par de años se anunció que la zona industrial ya contaba al 100 con los servicios de energía eléctrica y agua, aunque sólo faltaba una planta de tratamiento. Pero hoy la información es, que ya hasta viene una inversión para “mejorar” la red de agua, y como no se pudo instalar la olanta de tratamiento (quién sabe por qué razón) pues mejor se hará la inversión para llevar el agua residual a la Planta Birmania. Seguramente concluyeron que resultaría más barato llevar el agua hasta allá; aunque más bien pareciera que se trata de una forma de intentar “comprobar” gastos.

 

 

Alberto Zúñiga Hervert, bien compensados

Los regidores del Ayuntamiento vallense se van a llevar al bolsillo alrededor de 70 mil pesos por concepto de aguinaldo -no, menos- como 100 mil pesos, porque es la cantidad en bruto que estarán percibiendo este año.

Lo que les “tocará” este 2017 a los ediles vallenses corresponde a dos meses de lo que perciben como “sueldo”, pero pues no es cosa de ellos, porque como dice el regidor Alberto Zúñiga Herverth “el tabulador ya estaba”; o sea, que nadie los culpe de recibir semejante cantidad, cuando allá afuera hay gente que no tiene para comer, y pensar en una cena navideña menos.

Seguramente la labor que los regidores han hecho en bien de su pueblo los hace merecedores de tan “grosera” prestación. Y aunque somos un medio crítico, no juzgamos; pues será el pueblo quien al final demande el buen o mal trabajo de los representantes en el Gobierno.

Commentarios

comentarios

Al tope
Abrir Chat
1
Close chat
Hola gracias por visitarnos.

Empezar