Regionvalles

Editorial

LA EDITORIAL RV

Se va a poner interesante para AMLO, Morales y Monreal, pero más para SLP, en el inicio del Gobierno federal

Andrés Manuel López Obrador vino a San Luis Potosí dentro de su gira de agradecimiento por haber ganado la Presidencia de la República el 1 de julio y su discurso fue moderado con el Gobernador del estado, Juan Manuel Carreras López, de extracción priista, porque sigue con la política de no confrontarse, sino sumar adeptos, dentro de la política nacional, para que gobernar no se le vuelva un trabuco, como le pasó a Fox, que se había confrontado e insultado a medio mundo y aunque ganó con legitimidad, no tenía aliados ni en el PAN, cuando comenzó a Gobernar.

Dentro de los múltiples temas de los que habló, entre los que están, el de fundar dos universidades en esta parte de la entidad, una en Rayón y otra en Aquismón, AMLO volvió a darle su espaldarazo a Gabino Morales, quien, muchos grupos de MORENA no ven con buenos ojos y a quien incluso acusan de haber hecho negocios con el partido, sin haber ofrecido ninguna prueba al respecto.

Pero una cosa sí se debe recordar: Gabino Morales, que es hábil en la grilla y en la confrontación, ha tenido a un maestrazo de la grilla maquiavélica, Ricardo Monreal Ávila, quien obviamente ante el público se maneja como un aliado inquebrantable de López Obrador, pero que le guarda un profundo rencor, porque AMLO en persona se opuso a que fuera el que gobernara la Ciudad de México, dado que no lo dejó ser el candidato, poniendo a Claudia Sheinbaum en ese lugar.

Para un político pragmático como Monreal: ha sido de todos los partidos donde haya posibilidad de ganar, el Senado es como una botanita de bolsa, comparada con el banquetazo que pensaba darse en la ciudad con más impuestos de todo el continente americano y que, por sí sola, significa una de las potencias mundiales en economía.

Pues bien, los nexos con Gabino pertenecen a los tiempos de reclutamiento y de trabajo por el partido, cuando Monreal se entregó al movimiento con la esperanza de ser compensado como se debía, dado que no es un alfil cualquiera, sino un poderoso operador con toda la experiencia del mundo y esa alianza Monreal-Morales se estrechó.

Lo que puede suceder es lo siguiente: Andrés Manuel es más viejo que los dos primeros, y como dice el dicho, “más sabe el diablo por viejo, que por diablo” y, como ha sucedido en muchos otros gobiernos de transición, habrá pruebas de lealtad a partir del 1 de diciembre y así como suele ser resolutivo y tajante, AMLO bien podría hacer a un lado a Morales, con todo y las sonrisas de hace un par de días.

La política es el arte de comer caca sin hacer gestos, diría el viejo Manuel Martínez Manzanares y en esta triada de la que todavía no se sabe qué es lo que ocurrirá, va de por medio San Luis Potosí, porque se supondría que con el aval y bendición de AMLO, Gabino no sólo sería inamovible, sino que además tendría un poder siniestro, respecto del Gobernador priista, pero si las cosas no están del todo bien, debido a la amistad de Gabino y Ricardo, a la mejor San Luis se queda como el chinito, hasta que sucedan dos cosas: se limen las asperezas entre AMLO y Monreal, se mueva de ese lugar a Gabino Morales o que se dejen las cosas como están, cosa que le resultaría cómoda a AMLO, porque con esta estrategia del coordinador de MORENA en los estados, lo que se prevé es que el próximo presidente puede que le juegue al doble agente, ya que si no puede tener toda la cordialidad con su coordinador (no todas las decisiones estuvieron en manos de AMLO ni son controladas por él), la tendrá con el Gobernador y él, el peje, nunca saldría perdiendo.

 

Commentarios

comentarios

To Top
Abrir Chat
1
Close chat
Hola gracias por visitarnos.

Empezar