Regionvalles

Editorial

LA EDITORIAL RV

La JEC no tuvo más que aceptar que la obra del distribuidor tenía problemas estructurales y que se mandará a llamar a los encargados de la infraestructura. Ahora hasta en la capital se caen los puentes

Antes de que terminara de construirse un nuevo ramal en el Distribuidor Juárez, que conduciría a los automovilistas de las carreteras de México y la de Rioverde, con la avenida Salvador Nava, un pilar de miles de toneladas y de millones de pesos de costo se derrumbó, dejando lesionados a dos trabajadores de la obra, que fueron trasladados a hospitales y causando un caos vial pocas veces visto en la capital potosina, alrededor de las ocho de la noche de ayer viernes. De hecho, se tuvieron que utilizar a más de 25 agentes de Tránsito Municipal de la capital para dar la vialidad debida en ese punto en el que debería haber construcción y no destrucción.

En el lugar se presentó el director de la Junta Estatal de Caminos (JEC), Marcos Enrique Rosales Vega, quien de hecho, aceptó que la obra había sufrido un daño severo (qué le quedaba) y quien pediría cuentas a las empresas constructoras que estaban encargadas de esta infraestructura que se adhiere a uno de los distribuidores más grandes y complejos del país. Las empresas son Sánchez Valdez Construcciones, Maquinaria y Renta de Zacatecas y Constructora Santos Chisum, a las que se les asignó la obra que, en primera instancia, el Gobierno anunció para tener una inversión de 160 millones de pesos y que terminó costando al erario 218 millones en el ejercicio de construcción, sin gastos anteriores de planeación.

La cosa estuvo así: un cabezal, parte de soporte que sostiene las trabes del puente mismo, tuvo problemas de estructura en los andamios que soportan el acero y el concreto hidráulico y eso fue lo que hizo que la enorme y pesada estructura se viniera abajo y el titular de la JEC advirtió que las empresas tendrán que responsabilizarse por esa caída parcial de un paso que ni siquiera estaba terminado.
El fantasma de los puentes caídos ha llegado a la capital del estado y en el Distribuidor Juárez, que engalana como señal de modernidad a la ciudad más importante del estado, así como pasó en Ciudad Valles hace ya varios años, con el puente La Lagartija, que se encuentra en la zona sur de la comuna y con el puente El Cascabel, que está en la salida poniente de la ciudad, con rumbo a San Luis Potosí. En aquellos tiempos, los que reclamaban que no sólo se hubiera caído la obra, sino que la habían dejado tirada, argumentaban que los colapsos de este tipo no ocurrían en la capital del estado, porque solamente los Huastecos eran potosinos de segunda, pero al parecer el término peyorativo se puede trasladar ahora a todos los potosinos.

Y es que, si se está destinando un dinero de una indemnización que la empresa Ford Motor Company pagó a la entidad, mínimo se debería pensar en hacer las cosas de una manera más acuciosa y cuidada, porque lo único que se demuestra es que, así como en otro tipo de infraestructura, está la sombra de la corrupción tapándolo todo, ya que, casualmente, antes, cuando no había tanta tecnología de construcción, ni fraguados rápidos, las obras costaban relativamente menos y nunca se podía pensar que tuvieran colapsos de esta naturaleza, porque se sobreentendía que eran levantamientos estructurales profesionales y con un reglas y códigos de calidad con garantía de por medio.

Indudablemente, lo perdido ayer con la caída del cabezal elevará los costos de la misma obra y, como suele pasar, el Gobierno no presionará ni orillará a los constructores a que le entreguen la obra por el mismo costo, porque se ha hecho costumbre que las fianzas de vicios ocultos vengan acotadas al grado de que se pueda seguir descontando al erario, sin tocar los intereses de quienes construyen.

Lo peor de todo es que en esta ocasión hubo incluso dos lesionados, que son trabajadores de la obra y que por poco no la libran cuando todo se vino abajo, pero la pregunta seguirá siendo, ¿por qué se caen obras multimillonarias que podrían ser el presupuesto de la mitad de los municipios de San Luis Potosí y por qué no se llama a cuentas de inmediato, con sanciones y todo lo que se esperaría que se aplicara contra lo que no sirve.

Commentarios

comentarios

To Top
Abrir Chat
1
Close chat
Hola gracias por visitarnos.

Empezar