Regionvalles

Editorial

LA EDITORIAL RV

Miedo e indignación vuelven a Valles luego del homicidio del muralista Héctor Domínguez y de su familia más cercana

El homicidio de Héctor Domínguez, de su hermano Julio Emmanuel y de Aureliano, padre de ambos, el pasado viernes santo, a las nueve de la noche, aproximadamente ha causado un gran revuelo en la sociedad vallense que no sólo ha mostrado su indignación general, sino que ha levantado la protesta en redes sociales exigiendo justicia para la familia ultimada y condoliéndose de que volvieron los hechos de sangre a Valles, como en el pasado 2010 y 2011, cuando las ejecuciones eran cosa cotidiana en la Huasteca.

El artista, que había sembrado amistades por toda la ciudad y por la Huasteca, debido al colectivo Fénix Art, que coloreaba las calles reproduciendo elementos de la cultura pop y de la cultura popular de la región, a manera de cronista pictórico de Valles y la región, había sido atentado el pasado 29 de septiembre de 2018, al mediodía, cuando se disponía a marcharse del Colegio de Bachilleres 06, a donde acudía los sábados a dar clases de arte. En aquella ocasión, un desconocido le disparó con una pistola de calibre medio y le hirió el hombro y un dedo de su mano derecha, cuestión que lo recluyó mucho tiempo en su casa, debido a que no se sentía muy seguro. No hubo avance en las investigaciones y no ha habido detenidos por aquel atentado.

Pero el viernes en la noche, sin que nadie se haya atrevido a dar a conocer nada, lo que se escucharon fueron muchos balazos que provenían de su casa, en donde estaba con su familia y en donde después la Policia Ministerial habría de cuantificar tres muertes por arma de fuego.

La Fiscalía General ha estado trabajando en el caso, pero es muy reciente el crimen como para que se rindan avances sobre las investigaciones, por más que los ciudadanos están sumamente tristes y molestos, ya que no sólo se trataba de una persona de 24 años de edad, sino de un artista que estaba cambiando la cara de la ciudad y embelleciéndola con el lema que surgió luego de que alguien había manchado de pintura negra un mural que hacía en la barda de la casa del entonces candidato Adrián Esper, en el Libramiento Poniente: “El mundo necesita más amor y más color”.

De hecho, el Presidente municipal Esper Cárdenas dio a conocer a través de su página personal de Facebook que estaba indignado en extremo y que pidió a las autoridades encargadas de la investigación que se aclare quien había cometido el “cobarde” crimen contra quien llamó su amigo, moción que fue secundada por muestras de apoyo, ya que como autoridad, se le conminaba desde la sociedad civil a que se moviera el aparato de Gobierno para que se esclarezca lo más pronto posible el crimen.

Héctor Domínguez era un egresado de la UASLP, de la carrera de turismo y desde muy joven mostró su inclinación al arte pictórico. Conformó una agrupación de jóvenes de su misma edad, que colaboraban con él en la creación de pinturas murales, usando paredes de viviendas y muros de negocios a lo largo y ancho de la ciudad. Era amigo íntimo del actual diputado local, Edson de Jesús Quintanar, con quien festejó hace poco una exposición de obra pictórica, en él museo Tamuantzan, de Ciudad Valles y era conocido por tener un humor ácido y por ser una persona reservada y prudente. Descanse en Paz.

Commentarios

comentarios

To Top