Editorial

LA EDITORIAL RV

El basurero clausurado, incendiado hace varias semanas sigue emitiendo humo tóxico y los habitantes de la zona tének pedirán la intervención de la SEGAM y de la Secretaría de Salud, porque las autoridades municipales no le dieron el seguimiento adecuado al problema

El basurero sigue emitiendo humo tóxico después de semanas y semanas de haberse iniciado un incendio que no ha terminado de apagarse y en el que las autoridades municipales ya no tuvieron a bien remediarlo, pero ese humo venenoso lleva partículas PM10, que entran en el torrente sanguíneo, dañando pulmones, hígado, riñones y otros órganos y cuyos daños pueden causar incluso cáncer.
Un habitante de la zona indígena que camina a diario a un lado del basurero y que observa cómo aún más al amanecer, hay exhalaciones de ese humo que sigue dañando a la gente de la zona tének y de los alrededores y temeroso de más afectaciones a la salud, un grupo de habitantes de esa parte del municipio van a pedir la intervención de la Secretaría de Gestión Ambiental (SEGAM) y de la Secretaría de Salud para solucionar la contaminación que no se ha detenido en mucho tiempo, porque ya se vio que las autoridades municipales abandonaron ese asunto.

Una construcción hecha apenas en 2015 tiene que ser cerrada por el DIF para reconstruirla a pesar de que fue entregada por la Codesol de tiempos de Juan José Ortiz

Hace apenas cuatro años, la Coordinación de Desarrollo Social del Gobierno de Juan José Ortiz Azuara entregó la obra para un Centro de Desarrollo Comunitario en la colonia Santa Lucía, al norte de la ciudad y el DIF Municipal, a cargo de Francisca Moreno tendrá que clausurar las instalaciones, porque están fracturadas y resultan un peligro para los habitantes de ese centro de capacitación y de clases comunales.
Por mientras, mudarán las actividades de ese lugar a un centro similar ubicado en el fraccionamiento Villas de San Pedro, para volver a hacer la obra que tuvo un costo elevado y que fue mal construida, como se ha corroborado por las autoridades, dando a entender que muchas de las obras que se han hecho en trienios anteriores quizá fueron bien cobradas, pero las hicieron con descuido y con probable desvío de recursos.

 

Ahora Ricardo Ballesteros amedrentó a unos vecinos de La Pimienta, a quienes dijo que se arreglaran con él, por estar viviendo en terrenos de su propiedad, aunque al parecer, esos predios no son de nadie en particular

Desde hace más de una semana, vecinos de La Pimienta se reunieron con el director de Asentamientos Irregulares, Rafael Dávila, para buscar que esta oficina municipal gestione l regularización de los terrenos que habitan varia decenas de familias, sin embargo, en aquella ocasión, Ricardo Ballesteros Corona, hermano del líder sindical de la DAPAS se apareció en la junta vecinal y dijo que esos terrenos ejidales eran parte de la propiedad de su familia.

Hoy unas vecinas de ese lugar, cercano a Tanculpaya se quejaron de que Ricardo Ballesteros los fue a amedrentar, diciéndoles que si no se arreglaban con él, por la posesión de los terrenos suyos, entonces buscaría usar la fuerza pública, pero se informaron esos avecindados con la Promotora del Estado, a cargo de Juan José Ortiz y resulta que los terrenos se podrían regularizar, porque no tienen dueño, así que otro conflicto, ahora de posesión de predios es protagonizado por la familia Ballesteros, que no hace muchos días estaban en los medios de comunicación, por resistirse al final de la huelga de la DAPAS.

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top