Editorial

LA EDITORIAL RV

 

La directora de Espectáculos, Eugenia Zazueta dio a conocer a la empresaria de hotelería y servicios turísticos, Ena Buenfil que el costo por una manta que tiene en su negocio sería de 50 mil pesos anuales y eso ha causado un verdadero revuelo en redes sociales, ya que la hotelera lo informó en su propio muro e incluso ha dicho que se ampararía para no tener que pagar una cantidad tan descomunal.

Lo que sí quedó claro a la empresaria es que la Ley de Ingresos así está diseñada y que eso le costaría mantener su pendón durante un año fiscal completo, por eso quizá recurra a esa ley, la del amparo, para refutar tal impuesto, pero luego luego algunos funcionarios y regidores salieron a decir que celebrarían una reunión para hacer cambios o modificaciones a dicha ley, con tal de que no se presente tan onerosa para los que tienen negocios o empresas.

Entre los que dijo esto está Alberto Machuca, director de Obras Públicas, quien quizá no ha sido enterado de que esa ley no es modificable ahora, pero los que en verdad ni estaban enterados de nada son los regidores que aprobaron esa Ley de Ingresos a mediados de diciembre pasado y ni siquiera la leyeron, solamente la aprobaron como una obligación y sin darse cuenta de que estaba demasiado exagerada en algunos rubros como el descrito, o sea que bonitos representantes del pueblo tiene Valles que no hacen lo único a lo que se dedican y ahora una enorme cantidad de comerciantes quizá imiten lo que vaya a hacer Buenfil, quien, así como todos, opina que es demasiado lo que se pide por una simple manta.

 

El mes de diciembre pasado, un defensor laboral estuvo en una última diligencia en el Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje en San Luis Potosí, en la que se dio a conocer que el Ayuntamiento de Ciudad Valles tendría que pagar la cantidad de cinco millones de pesos por un laudo, que fue un proceso ganado por la impericia de los abogados del Gobierno municipal, desde los síndicos hasta los jurídicos, que quién sabe a qué se dedicarán de ocho a tres.

Pero la pérdida de cinco millones del erario municipal, tan necesarios para obras, acciones, baches o apoyos, se quedaron en manos de un extrabajador que los demandó hace mucho tiempo y que vino a ganar el proceso después de que terminó el primer año del Gobierno actual, así que la orden del tribunal era pagar, como siempre sucede en estos casos, pero entre que los funcionarios ya les urgía irse a descansar en los días decembrinos y que no se dieron bien cuenta de las cosas, ofrecieron una cuenta del Municipio para que de ahí se extrajera el dinero y así se hizo.

Pero el problema es que ese dinero no se podía entregar para laudos, porque era dinero federal pero estaba en una reserva del Ayuntamiento y ahora les está haciendo mucha falta, por eso, se dice que el alcalde está muy molesto con algunos funcionarios que dieron carta abierta a que se sacara el dinero, ya que el dinero federal no se puede usar para saneamiento de adeudos ni de pagos de laudos, como en este caso, así que no solamente se quedaron sin un dinero, sino que podría haber observaciones, porque descontar a una cuenta de esas es, de manera práctica, desviar dinero público.
Ahora el alcalde Adrián Esper dice que intentará recuperar ese dinero, pero no hay reembolsos de este tipo y no se puede deshacer la operación, porque es un pago requerido por un tribunal.

 

Ni una sola acción o evento, ni una sola cosa de provecho puede presumir el director de Atención a la Juventud, Andrés Vázquez Torres, pero ni una sola, a un año y tres meses de que inició la administración. Se la pasa en eventos a donde va aunque no lo inviten, en la tarde, para justificar la presencia de un funcionario de más nivel y ya, párenle de contar.

Pero hoy ya fue el colmo, porque encima de esto último, el señorito iba llegando a sus labores diarias, a eso de las nueve y media de la mañana, con su cafecito calientito en la mano y con un becario inseparable suyo, con el que descarga sus horas de ocio. A pesar de que la entrada en el Ayuntamiento es a las ocho de la mañana, una hora y media más tarde, bien desayunado y fresco, el señor Andrés Vázquez apenas iba a su área “laboral”.

Por eso la coordinadora de áreas del Ayuntamiento, Nadia Cristela Cervantes ideó que hubiera un checador para directores, así como hay para todos los demás trabajadores y negó que hubiera alguna justificación de Andrés Vázquez para llegar más tarde que de costumbre, por alguna actividad temprano. A todo esto hay que agregar que no sólo llega tarde, sino que como el hijo de Chucky, se le mete la “aburrición” y se va antes de que den las tres de la tarde, que es a salida oficial.

Emilio Lozoya Austin, quien es buscado para rendir cuentas con la ley en México luego de que fue director de PEMEX en el sexenio de Enrique Peña Nieto y de que se sirvió con la cuchara grande en sobornos de la empresa reina de la corrupción global, Odebrecht, fue detenido en España por la policía de ese país, donde permanecerá hasta que se libere el papeleo de la extradición que pedirá la Fiscalía General de la República, al mando de Alejandro Gertz Manero, porque está acusado de delitos como soborno, fraude, cohecho y lo que se le agregue.

Pero una de las causas por la que se busca a este miembro de la sociedad más rica del Estado de México, hijo de ministro, de ascendencia alemana es que vendió de manera ilícita por la cantidad de 200 mil millones de pesos (10 mil millones de dólares) una empresa chatarra, llamada Fertinal y Agronitrogenados, para que efectivamente, PEMEX produjera fertilizantes a nivel mundial, aunque con el detalle de que era ésta una empresa chatarra colmada de fierros viejos que fue adquirida por la petrolera, para ganancia de él, sin que se pudiera sacar ningún provecho de ella.

Estos actos de corrupción son los que lo tienen ahora detenido, porque representó el perfil más corrupto del Gobierno de Peña Nieto, a quien por cierto nadie toca, no obstante que era imposible que no se enterara de todo esto.

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top