Editorial

LA EDITORIAL RV

Los laudos son irresponsabilidad del pasado que se viene a pagar en el presente y donde la guerra la tiene ganada el trabajador, amparado en la Ley Federal del Trabajo

Sigue siendo motivo de preocupación en el Ayuntamiento la cantidad de laudos que están debiéndose y que se han descontado en cantidades menores, a pesar del que costó 5 millones de pesos al erario en recientes fechas, pero no es el único que reclamarán en esta administración, en la que todavía se estarían adeudando alrededor de 19 millones de pesos, de acuerdo con cálculos de la misma Sindicatura.

El caso es que se altere o no la ley de los Municipios respecto a los trabajadores y así se obligue a que firmen contratos temporales, la Ley federal del Trabajo es una reglamentación superior a la de las orgánicas de los municipios y en el principio legal, simplemente el trabajador las va a llevar de ganar siempre. Esto quiere decir que cualquiera que haya hecho antigüedad, sea a través de contrato o de contratación de base, tiene los mismos derechos que cualquier otro y este será un cuento de nunca acabar.

Por ejemplo, el reciente caso de Francisco Domínguez Úrsula, que dirigía la oficina de Comercio y que fue dado de baja. Aunque se le haya obligado a firmar renuncia, él generó una antigüedad que los abogados laboristas no dejarán pasar en caso de que decida demandar por despido injustificado, en el entendido de que muchas personas, incluyendo a funcionarios, comprenden que los Ayuntamientos tienen mucho dinero para pagar por laudos.

El colmo de las cosas es que mañosamente o por descuido de años, se llegue al extremo de tener que pagar millones a una persona que solamente trabajó cuatro meses, sólo porque se dejó pasar el proceso durante dos décadas, así es, durante 20 largos años y como éste, hay decenas de asuntos de la misma naturaleza porque la mayoría de los alcaldes prefieren dejar al siguiente el problema y no tener que pagar ellos.

Es verdad que se tiene que cumplir con él mandato de un juez del Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje (TECA) porque es un mandato de tipo judicial, pero antes de tener que gastar dinero recaudado por el municipio, muchos prefieren hacerse desentendidos, creciendo la carga de salarios caídos para el que siga y así sucesivamente.

Los cinco millones de pesos son nada para lo que podría venir, tomando en cuenta también qué hay cerca de 90 personas que se dicen del Sindicato Independiente del Ayuntamiento echando pleito por sus separaciones injustificadas de sus cargos, cosa que, como se dijo, es guerra ganada porque la Ley Federal ampara al trabajador sobre el patrón que se deshace de la plantilla de manera injustificada.

Esta es una sangría más, aunada al hecho de que los prepuestos están recortados y al hecho de que cada vez hay menos recaudación en zonas con crisis permanente como Valles. El caso no es para menos.

 

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top