Artículo

La Huasteca cuna de Morena y la frase “Esperanza de México”

Chelo Jonguitud lucha para que se le reconozca ese mérito; “fue mi idea” y el Presidente lo sabe, afirma

Advierte que López Obrador está amenazado por dos maldiciones y pudiera no terminar el mandato

Toño Martínez

CIUDAD VALLES, S.L.P. San Luis Potosí tiene fama de ser cuna de grandes movimientos políticos y sociales desde los tiempos revolucionarios; ha sido la inspiración de grandes pensadores y luchadores como Mariano Arista, Camilo Arriaga, Soldad Alatorre activista chicana, Ponciano Arriaga Leija, Graciano Sánchez, Julián Carrillo y muchos más que con sus ideas y talento ayudaron a transformar al país, y esa aportación persiste.

En ese contexto y con la debida distancia, fue en territorio potosino donde una mujer huasteca, Consuelo Jonguitud Munguía, vidente, botánica y sanadora, fue la cofundadora del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), de Andrés Manuel López Obrador, luego de haber sido un movimiento social.

No sólo eso, Consuelo Jonguitud, quien ha sido una ferviente seguidora de Andrés Manuel López Obrador desde el inicio de su carrera política para convertirse en Presidente de México, desarrolla un proyecto esotérico con rituales especiales, que hasta ahora había mantenido en secreto, para librar al Primer Mandatario de dos maldiciones que pesan sobre su vida y que pudieran provocar que no terminara su mandato, poniendo en riesgo su vida.

“Por más que parezca una fantasía o una locura, estoy hablando en serio, y lo demostré en el año 2010 cuando le practiqué a Andrés Manuel una limpia, la primera parte de un ritual, en los patios del hotel Valles, y le entregué un cuarzo que contiene la imagen de un águila devorando una serpiente, una poción en color rosa que debe usar para controlar la maldición de Mamá Tigra, y un rosario con cuentas de madera previamente bendecido contra el mal”, expresa.

Pero, el ritual de protección no puede concluirse para quitarle la maldición, si no regresa para terminarlo, y ya pasaron 9 años, dice.

Las maldiciones provienen de la propia madre de López Obrador, cuando se enteró de que Ramón, un hermano de Andrés Manuel, se había matado al parecer accidentalmente mientras jugaba con una pistola que sacó de un cajón, cuando estaban los dos limpiando una tienda de ropa y zapatos que sus padres habían abierto en Tabasco.

Dice Chelo Jonguitud que, aunque todo apuntó a que fue un accidente, la mamá nunca pudo dejar de sospechar otra cosa, y lanzó las maldiciones contra el ahora Presidente.

La parte central es que nunca sería Presidente, pero como se le ayudó con hechicerías, pudo llegar, pero no se ha liberado de la otra, la que dice: “El que a hierro mata, a hierro muere”.

La curandera huasteca refiere ese episodio y saca a luz pública las maldiciones y el ritual, no para buscar notoriedad sino porque se siente parte del destino que pueda tener Morena y el Presidente, ya que fue pieza clave para fundar al partido, y su impulsora en la Huasteca.

Lo que busco, dijo, es que se reconozca a la Huasteca como cuna de Morena.

NACE MORENA

Chelo Jonguitud relata que con la confianza que existía entre Andrés Manuel y ella, pues lo había apoyado en campañas previas, durante un desayuno cuando estaba de gira por la región, le propuso convertir al Movimiento Regeneración Nacional en partido político.

Antes de eso, había emprendido una intensa campaña de promoción a Morena; convocó a diversas fuerzas sociales para sumarse y, el 20 de noviembre del 2009, salió del monumento a Emiliano Zapata del Centro Cultural una multitudinaria caravana de campesinos y colonos de diversos municipios, que recorrió el bulevar México-Laredo, la calle Hidalgo y pasó frente a la Presidencia Municipal de Ciudad Valles, impresionando a los espectadores.

En ese movimiento, que era propiamente la presentación de Morena, sucedieron cosas sorprendentes, como una potente voz que se escuchó alrededor de las 3 de la madrugada en torno a la estatua de Emiliano Zapata, que decía: “Buenas noches compañeros”.

“Para nosotros fue un saludo del General Emiliano Zapata, solidario con nuestra causa”, indicó.

“Me queda claro que Zapata simpatizaba con la formación de un movimiento que liberaría al país de las injusticias y de la opresión, como ya sucedió”, añade Chelo.

Al principio, Andrés Manuel se opuso a convertir Morena en partido, porque Chelo había utilizado la imagen de la Virgen de Guadalupe en invitaciones de afiliación, porque es un icono religioso que se identifica con los mexicanos. AMLO argumentaba que se trataba de un movimiento; pero poco a poco aceptó la idea de volverlo partido y así surgió el partido Movimiento Regeneración Nacional.

Años antes, en el 2006, en otra gira por Valles, Aquismón y Tamazunchale, Chelo Jonguitud le presentó a Esperanza Zedillo, una luchadora política de Aquismón, quien causó muy buena impresión en López Obrador al conocer su trayectoria.

-“A ver a ver, ¿cómo te llamas?”, le preguntó.

-“Esperanza”-, contestó ella, y entonces dijo, “me gusta, ya está, Morena será La Esperanza de México”.

Así, la Huasteca, para el partido que llevó a Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de México, tuvo dos aportaciones muy importantes.

Para Chelo Jonguitud contribuir con López Obrador no era nuevo, sus ideales, su trayectoria de servicio en favor de cambiar las cosas que están mal en el país, los logros extraordinarios que alcanzó como Jefe de Gobierno del Distrito Federal, le agradaron desde que comenzó su carrera por la Presidencia en el 2005, por eso se sumó de lleno a sus causas y en la frontera norte fue la encargada de promover su campaña, formando una red de apoyo desde Matamoros.

Su participación no paró en eso, sino que buscó apoyos económicos y obtuvo de un solo simpatizante empresario, que le donara 600 mil dólares.

Cuando años después Chelo Jonguitud regresó a la Huasteca Potosina, de donde había salido muy joven hacia Estados Unidos y a la frontera, fue la principal promotora de Andrés Manuel y del PRD, que fue el partido de donde surgió a la primera campaña de AMLO; formó cuadros, activistas y realizó una campaña de fondo.

Como fundadora de Morena en la Huasteca, Jonguitud Munguía formó cuadros y comités.

Inspirada en Andrés Manuel, Chelo Jonguitud quiso incursionar en la política local de manera personal, y buscó en 2018 la candidatura de Morena a Presidente Municipal de Valles, suponiendo que sus antecedentes de lucha le ayudarían.

Pero vino la decepción y el revés, algo que es muy característico en los políticos, pues hasta el registro al proceso interno le negaron.

Buscó a Andrés Manuel para que le ayudara, le aconsejara, pero jamás le respondía ni el teléfono ni el correo.

Sólo un sobrino de López Obrador llegó a contestarle, pero para su desagradable sorpresa, el sujeto al saber que ella tenía una hija joven, aprovechó el Facebook para pedirle que le enviara fotos en ropa interior, y comenzó a cortejarla con mensajes obscenos.

“Preferí cortar por lo sano y seguir esperando”, relató.

En Valles, el Comité de Morena y el Estatal le cerraron las puertas.

Dice que prefirieron vender la candidatura, en lugar de democratizar la elección.

ADRIÁN ESPER

Por todo ello, pero sin renunciar a Morena, decidió sumarse a la campaña de Adrián Esper Cárdenas para Presidente Municipal, luego de que este la invitó.

“Le lleve no sólo la gente que me seguía a mí, sino que hice alianza con grupos campesinos y trabajadores y mujeres, con lo cual contribuí a que ganara”, comenta.

Adrián Esper en gratitud le ofreció convertirla en Directora de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, y le pidió un plan para operar la corporación.


Lo hizo con un diseño claro y muy apegado a lo que Valles requiere en seguridad, pero poco a poco el Alcalde se fue distanciando hasta que nombró a José Isidoro Salazar como jefe de la corporación.

Aun así, siguió leal, y entonces Adrián le propuso la Subdirección.

Por medio del regidor Guadalupe Contreras le pidió su currículum y este la acompañó a Recursos Humanos para darla de alta hace apenas dos meses.

Pero no pasó otra vez nada.

Cuando fastidiada de esperar una respuesta les dijo que mejor le regresaran el expediente, este traía en la carátula 4 cruces dibujadas, lo cual interpretó como una señal de brujería.

“Recorrí tanto para que me salieran con esto”, dijo dolida.

“Creo que, así como Adrián Esper fue bueno y me llamaba a cada rato para pedirme que me uniera a su campaña, puede darme la cara para decirme que no cumplirá”, expresó.

Consuelo Jonguitud Munguía se siente decepcionada de la gente en quien confió, a quien apoyó.

Pero como su espíritu de lucha es firme, proyecta consolidar una organización social civil, para seguir trabajando por la gente que esta sedienta de justicia, empleo, oportunidades.

“Esos golpes, las falsedades, no me van a detener; sigo apoyando el formato de Andrés Manuel para hacerle justicia y traer progreso a los mexicanos, destruyendo la corrupción y me mantengo en pie”, expresó.

“Ah, pero eso sí, Andrés Manuel tiene que regresar a Valles para que yo pueda terminarle el ritual contra las maldiciones, o se puede quedar a la mitad de su gobierno”, advirtió Chelo Jonguitud.

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top