Ese mismo mes el Gobierno federal prohibió la importación de cigarros electrónicos, o vaporizadores, como parte de sus acciones para proteger la salud de la población.