Regionvalles

Porfirio López

Los “huachicoleros”: la nueva amenaza.

 

Recientemente apareció un nuevo monstruo del crimen organizado, los llamados huachicoleros. Pero ¿Qué significa esa palabra? ¿A qué se dedican? ¿Dónde se encuentran? ¿Cuál es su grado de peligrosidad? ¿Qué ganancias obtienen chupando ductos de Petróleos Mexicanos? y ¿Cómo le hacen para comercializar, distribuir y almacenar pipas llenas de combustible?

Todas esas preguntas rondan en el imaginario colectivo y no se entiende esa  actividad ilícita sin la complacencia de las autoridades de diversos niveles de gobierno y de los altos índices de corrupción que corroe a las empresas públicas y privadas dedicadas a la venta ilegal de combustibles en el país.

¿Qué es un huachicolero? El termino huachicol se  refiere a las personas encargas de adulterar bebidas etílicas como el brandy o el whisky, un huachicolero entonces es una persona que adultera bebidas y de esa actividad derivo que los choferes de transporte de carga en diversas entidades  utilizaran el término para identificar a individuos que comercializaban ilegal e informalmente en garrafas o bidones a orillas de carreteras, en caminos vecinales o en zonas ejidales o comunales.

¿A qué se dedica un huachicolero? De acuerdo a reportes que viene realizando Pemex en los últimos años un huachicolero se dedica a ubicar ductos de la paraestatal principalmente en zonas alejadas de ciudades, generalmente pequeñas poblaciones, ejidos o zonas despobladas, luego selecciona y  perfora con precisión líneas de ductos, instala aditamentos para  chupar ductos de hidrocarburos y finalmente tiene la capacidad de rellenar pipas por un lapso de hasta tres días.

Ese proceso requiere de una logística que no se puede entender sin el conocimiento tecnológico y operativo de las rutas de ductos y la distribución de hidrocarburos. En ese sentido, no se puede pensar que los huachicoleros son personas improvisadas, realizar su actividad requiere conocimiento, capacitación, uso de herramienta sofisticada, tecnología de punta, parque vehicular y equipo táctico.

¿Dónde se encuentran ubicados los huachicoleros? De acuerdo con reportes de Pemex, dichos grupos se ubican en diversas entidades federativas y controlan municipios y sus zonas aledañas.  En Veracruz dichas bandas tienen bajo su poder 29 municipios, en Puebla 17, en el Estado de México controlan 19 y en Hidalgo 22, además existe presencia de huachicoleros en Sinaloa, Guanajuato, Tamaulipas, Nuevo León, Tabasco, Oaxaca y Jalisco.

En dichas entidades esos grupos delictivos tienen capacidad para perforar y “ordeñar” hasta 28 ductos de forma diaria y se pueden quedar a rellenar pipas hasta por tres días sin que sean molestados por alguna autoridad. Respecto al costo de una pipa de 20 mil litros de hidrocarburo, los huachicoleros las cotizan en un aproximado de 160 mil pesos, mismas que se dedican a comercializar en aquellos municipios que no cuentan con estaciones de servicios, en ejidos y zonas comunales donde se distribuye el producto de manera informal mediante bidones o tambos que son transportados generalmente sobre caminos vecinales o ejes carreteros estatales en camionetas de modelo atrasado para pasar desapercibidos ante las autoridades.

El robo de combustible en México ya alcanzó cifras alarmantes de acuerdo con los reportes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, dependencia que calculo que dicha actividad representa para las arcas federales una sangría de 20 mil millones de pesos anuales. La escasa capacidad de Pemex para ubicar las bandas dedicadas a ese delito, la limitada acción de las autoridades de justicia en las entidades federativas, la complicidad social aglutinada en torno a familias en los municipios, ejidos y zonas comunales han hecho de esta actividad un negocio redondo.

Ahora no solo está el “triángulo dorado” del narcotráfico en los estados de Durango, Chihuahua y Sinaloa, ahora ha surgido el “triángulo rojo” de los huachicoleros en Puebla, una entidad del centro del país  que había pasado desapercibida por las autoridades federales en temas de bandas del crimen organizado. Según Pemex el negocio del robo de combustible en dicha entidad ha crecido 915 % y deja ganancias espectaculares por 7 millones de pesos diarios.

Hoy en tiempos de reforma energética , en tiempos donde todavía en muchos municipios no existen estaciones de servicio, donde la distribución de gasolina se hace de manera rústica y en tiempos de apertura de franquicias para adquirir gasolina y diésel , los huachicoleros son un dolor de cabeza y una amenaza para las autoridades federales, han crecido en sus estrategias para dominar el mercado ilegal de hidrocarburos, su crecimiento  en los últimos años lamentablemente corre paralelo a la corrupción pública y privada que terminó anidándose en las entidades y en los municipios de este país, donde parece que no existe voluntad política, ni orden social, ni gobierno que les haga frente. ¿Qué empresas extranjeras van a venir a invertir en el sector, cuando no existen garantías para que la cadena de valor de los energéticos este libre del crimen organizado?

Commentarios

comentarios

Al tope