Regionvalles

Miscelánea

Maestro de artes marciales viajará a Japón para representar a México

Con hechos, demuestra verdaderamente quién es

Gerardo Fénix primero fue criticado por no limpiar el patio en donde viven sus perros, y al aclarar los hechos, resultó ser todo un -literal- maestro en la disciplina Nippon Kempo

En la página Denuncia Ecatepec dieron a conocer el caso de una persona que tenía su patio sucio, ya que sus perros viven ahí y en ese mismo lugar hacen sus necesidades fisiológicas. Ante esto, decenas de personas comenzaron a criticar dicha acción.

Sin embargo, la misma página le dio derecho de réplica a esta persona, quien mediante un post de Facebook aclaró la situación por la que sus perros vivían en dichas condiciones. Debido a una serie de lesiones no pudo limpiar su patio, aunque aseguró que sus mascotas estaban mejor con él que viviendo en la calle, de donde los rescató.

Pese a que aclaró su situación, otra vez los mismo usuarios comenzaron a criticarlo, mientras que otros, la mayoría, le dieron muestras de apoyo ante su dedicación a las artes marciales, incluso algunos se ofrecieron a limpiar su patio.

Lo que muchos de estos usuarios no saben es que el joven de 25 años representará a México en Japón en la disciplina de Nippon Kempo, a llevarse a cabo el siguiente año durante una competencia de exhibición.

En entrevista, Gerardo Fénix habló de los años de dedicación hacia este deporte, además de todo el trabajo previo, el cual se ha materializado en su pase a Japón y la apertura de una escuela en la cual da clases de artes marciales.

“A los 9 años de edad comencé a estudiar un arte marcial que se llama Lima Lama. Era muy pequeño, era demasiado introvertido y consideraba que no tenía ningún talento”.

Fénix, quien ahora a sus 25 años ya cuenta con su propia escuela, contó que después de ver un enfrentamiento cuerpo a cuerpo, “la verdad me apasionó tanto, me marcó tanto que me enamoré de las artes marciales y desde ahí comencé a estudiar”.

Luego de esto y pese a la falta de apoyo de su familia, quienes querían que se dedicara a otra cosa, empezó a dar clases a niños pequeños. Así, a los 19 años se dio cuenta que no podía vivir su vida complaciendo a los demás, por lo que se dedicó de lleno a entrenar y a dar clases.

A la escuela ubicada en Las Américas, en Ecatepec, Estado de México, llegó gracias a un amigo suyo, quien también es su maestro, hace cerca de ocho años. “Primero empecé como alumno y ahora soy yo quien da las clases”.

¿Cómo empezaste a prepararte para tu viaje a Japón?

“Primero comencé a meterme a varios torneos, entrenaba durísimo. Llegaba al torneo y me ganaban, por lo que regresaba todo molesto y estresado. Luego me preparaba hasta medio año para otro torneo y me ganaban hasta peor. Me tardé muchísimo tiempo en siquiera hacer un papel digno”.

Así, fue que se metió a más torneos para mejorar su técnica, incluso el año pasado estuvo a punto de ir a Japón, “pero lamentablemente no fui lo suficientemente apto”, aunque al siguiente, gracias a los resultados que obtuvo, “no dejé lugar a dudas para que me dieran el lugar de representar a México en Japón”.

¿Cómo te preparas día a día para tu enfrentamiento en Japón?

“Primero trato de entrar a la mayoría de torneos posibles. Y cuando hay seminario me meto todas las veces que se pueda, hago hasta lo imposible por asistir a ese tipo de clases, ya que hay maestros que tienen los años que yo tengo de vida, pero entrenando”.

“También soy bastante autodidacta, trato de crear mis propias técnicas de entrenamiento. Así busco la manera de una u otra forma para seguir avanzando y no estancarme. Siento que estoy bastante joven todavía, por lo que siento que aún no llego a mi límite”.

Además, también practica un poco con sus alumnos. Su rutina diaria consiste en levantarse temprano para que a las 8 de la mañana ya esté abierta la escuela y comenzar a dar clases. La primera es de 8 a 9, luego de 9 a 10 da clases a niños, luego regresa a su casa o a estudiar para estar listo a las 4 y seguir dando clases hasta las 10 de la noche, a diferentes grupos, entre niños y adultos. “Más o menos entreno 13 horas al día”.

Sumado a ello, también comenzó a estudiar japonés desde hace un año y medio, “precisamente para este momento”. Esto pese a que la escuela estaba en la Ciudad de México, por lo que de ida y vuelta hacía un promedio de cuatro horas en el transporte público.

“Los sábados son los días que descanso, porque muchos domingos hay seminarios y voy a clases. Son clases de técnica, nos enseñan a cómo movernos, cómo no deformar las técnicas”.

¿Quién te apoya para tu viaje a Japón?

“El Comité Nacional de Nippon Kempo es quien me ayuda con algunos gastos, en realidad son menores porque me pagarán la estadía de cuatro días, bueno, en realidad no lo pagan ellos, lo paga Japón, pero gracias a la asociación me dan esta facilidad”.

Los demás gastos los tiene que cubrir él al 100 por ciento, ya que sólo le darán una comida al día. Así tuvo que ahorrar durante años para pagar el boleto de avión, las demás comidas y todos los gastos que surjan.
“Lamentablemente no hay tanto dinero para las personas que practican el Nippon Kempo. Por ejemplo, se realizan torneos en realidad para ver a quién apoyan en los torneos en el extranjero. Sí hay apoyo, pero no el suficiente, ya que la difusión no ha sido la correcta”.

“Si no hubiera trabajado desde los 12 años no tendría dinero para ir a Japón”.

 

Vía Mientras Tanto

Commentarios

comentarios

Más vistas

Al tope
Abrir Chat
1
Close chat
Hola gracias por visitarnos.

Empezar