Regionvalles

México y el Mundo

Movimiento estudiantil demanda seguridad 50 años después de la Marcha del Silencio

El 13 de septiembre de 1968, estudiantes, agrupados en torno al Consejo Nacional de Huelga (CNH), participaron en la Marcha del Silencio como protesta contra la represión y la intimidación.

Los estudiantes querían demostrar a la sociedad mexicana que no eran un grupo subversivo, sino un movimiento que protestaba pacíficamente.

La Marcha del Silencio de 1968 fue encabezada por el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Javier Barros Sierra.

Cincuenta años después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de otras escuelas marcharon del Museo de Antropología al Zócalo de la Ciudad de México, en conmemoración de la Marcha del Silencio de 1968.

Esta vez, los estudiantes demandaron la expulsión de grupos porriles de la máxima casa de estudios.

Al mediodía, los estudiantes improvisaron una sala de conciertos en la explanada del Museo de Antropología.

Las orquestas Filarmónica de la UNAM y la sinfónica del Instituto Politécnico Nacional (IPN) rompieron el silencio con notas de Ludwig van Beethoven, Arturo Márquez y John Cage.

Conmemoran Marcha del Silencio de 1968
La multitudinaria Marcha del Silencio se realizó el 13 de septiembre de 1968. (Notimex)

A las 13:00 horas, alumnos de la Escuela Nacional de Antropología e Historia(ENAH) tomaron pacíficamente el Museo Nacional de Antropología e Historia.

Tras algunos empujones en la puerta, las autoridades del museo permitieron el acceso para que leyeran un pronunciamiento.

Decidimos solidarizarnos y sumarnos al paro estudiantil que inició en la UNAM y que se extendió a más de 40 instituciones de educación media superior y superior”, afirmaron los estudiantes.

Antes de las 16:00 horas, comenzaron a agruparse sobre la avenida Paseo de la Reforma.

Como hace 50 años, algunos se taparon la boca con cinta adhesiva; iban en silencio.

Marcha del silencio. (EFE)

Los estudiantes agregaron un elemento que surgió hace casi un año por el terremoto: El puño levantado para pedir silencio.

La marcha inició con el CCH Azcapotzalco a la vanguardia; sus alumnos fueron agredidos por los porros el lunes 3 de septiembre, en la explanada de Rectoría de la UNAM.

Atrás de ellos iban los representantes del Comité del 68.

Humberto Campos participó en la marcha de 1968 y 50 años después, estuvo nuevamente ahí.

Miles de jóvenes se congregaron en Reforma. (Notimex)

Humberto dijo que perteneció al Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (Cecyt) 11 Wilfrido Massieu, en 1968 “estaba en primero de vocacional, tenía 15 años, y nos tocó la Marcha del Silencio… El sonido sepulcral y la gente que se adhería a nosotros, nos aplaudían y se integraban”.

Paso tras paso, este jueves, recorrieron el mismo camino que hace medio siglo.

David Roura recordó su participación en la Marcha del Silencio de aquel 1968. Mencionó que “fue la respuesta inteligente del Consejo Nacional de Huelga a la violencia del Estado, en ese entonces se nos acusaba de ser violentos… Fue tan impactante la marcha, que al otro día los periódicos no pudieron no nombrar que habíamos marchado y solamente se oían los pasos”.

A las escuelas y facultades de la UNAM, del IPN y de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) también se sumaron alumnos de universidades privadas, como la Universidad Iberoamericana y el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

Miles de jóvenes asistieron a la marcha de este jueves. (EFE)

Frida, una estudiante de 22 años de edad, mencionó que “es importante, tanto conmemorar lo que fue hace 50 años, como a la vez seguir exigiendo a las autoridades, tanto de la Universidad, como del país, que se haga algo, por todo lo que está pasando en el país, en la Universidad”.

Cuando la vanguardia llegó a la Estela de Luz, la retaguardia aún estaba en el Museo de Antropología.

Un kilómetro de voluntades en contra de la violencia y no eran todos aún.

Sergio, un estudiante de la carrera de Ingeniería en Alimentos, comentó que está harto “de la violencia, del acoso. Se ha vivido acoso en CCH Vallejo, se ridiculiza al estudiante”.

Quetzelli, estudiante de la Facultad Economía de la UNAM, dijo que en su escuela “hay demandas por abuso sexual, por acoso sexual”. Agregó que va con miedo a la escuela, “porque todo el tiempo estamos en riesgo”.

Mientras que el profesor, Ricardo Rafael, expresó que esta generación de estudiantes es mejor que la suya, “este orden, esta seriedad, las consignas que traen… Están diciendo esta violencia no cabe más, ningún tipo de violencia”.

Caminando en contraflujo de la marcha estaba Juan Pablo, quien decidió levantar la basura que dejó el contingente, en un ánimo de hacer conciencia.

Juan Pablo tiene 21años de edad y dijo que si van a marchar “que sirva de algo… Que los que vamos caminando, que haya una diferencia entre antes y después”.

Los estudiantes marcharon con Banderas de México. (Notimex)

Pasadas las 18:00 horas, la vanguardia de la marcha llegó al llamado Antimonumento por los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, sobre Reforma y Bucareli; ahí, el silencio se rompió.

La retaguardia estaba ya en el cruce de Reforma e Insurgentes.

Algunos grupos llevaron batucada, otros iban en zancos; los alumnos de danza ejecutaron algunos bailables.

También hubo quienes hicieron pintas a lo largo de Reforma.

Algunos negocios cerraron por temor a la marcha.

Desde lo alto de algunos edificios se colgaron mantas de apoyo al movimiento.

(Notimex)

Paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) atendieron y trasladaron a una estudiante de la UNAM, quien presentó problemas de salud durante el recorrido.

La marcha concluyó en el Zócalo de la Ciudad de México e inició un mitin.

Ahí, Víctor Guerra, integrante del Comité del 68, afirmó que “están acallando la violencia de las autoridades universitarias, que son quienes financian y mantienen a los grupos porriles en las distintas escuelas”.

Cuendo fue el turno de una de las madres que integran la Coordinación de Familiares de Estudiantes de Víctimas de Violencia de la UNAM, dijo que a sus hijos “los han asesinado y las autoridades de la UNAM han sido cómplices, porque desaparecen videos, desaparecen información que nos puede ayudar a que se haga justicia”.

Por último, un estudiante del CCH Azcapotzalco agradeció “el apoyo de todas las universidades, facultades, FES’s y preparatorias que se nos unieron a este gran movimiento”.

Concluyó con el grito “fuera porros de la UNAM”.

Vía Televisa

Commentarios

comentarios

To Top
Abrir Chat
1
Close chat
Hola gracias por visitarnos.

Empezar