Regionvalles

Lupillo González

Si no es negocio, que lo dejen

Hemos escuchado otra vez la eterna y lastimera cantaleta de Margarito Terán. El líder de los voraces permisionarios insiste que el transporte urbano no es negocio y operan en números rojos.
¿Conoce usted algún permisionario del transporte público pobre? Claro que es un jugoso negocio, de lo contrario desde muchos años lo hubieran dejado. El pulpo camionero durante décadas ha tenido secuestrado el transporte público, ha chantajeado un sinfín de veces al gobierno en turno y obviamente ha sabido cobrar con crecer los favores, ya que en campañas electorales es común ver los camiones de Margarito llegar a los mítines de los candidatos con sus unidades como verdaderas sardinas, llenas de acarreados.

En las elecciones pasadas para gobernador, Margarito Terán y varios de su gremio públicamente se la jugaron con Fernando Pérez mejor conocido como “Calolo”, cuando este participó como candidato por el PRD ya que el PRI lo dejó fuera al escoger a Juan Manuel Carreras. ¿Entonces que oscuras negociaciones realizó el pulpo camionero con el gobierno si en teoría este apoyó a un candidato que perdió? Sabemos que los permisionarios nunca pierden y juegan diferentes cartas.

La eterna cantaleta de Margarito ya nos retumba en los oídos, es ya repetitivo y cansado escucharlo quejarse que el transporte público en San Luis Potosí no es negocio y que sobreviven casi por un milagro divino. ¿A quién quiere engañar? Es bien sabido que este es un verdadero negocio, si no lo fuera, Margarito y compañía no estarían operando solo como buenos samaritanos, con el único fin de ayudar al pobre y desvalido usuario. Es un buen negocio, por eso no lo dejan y saben cómo exprimir los recursos públicos cada vez que negocia en lo oscurito el pulso camionero con el gobierno.

De acuerdo a datos oficiales que publica la propia Secretaria de Comunicaciones y Transportes del Gobierno Estatal, la línea Transportes Tangamanga es la que menos quejas presenta por los usuarios y en base a un estudio realizado por la Facultad de Psicología de la UASLP, esta misma línea es la que cuenta con mayor capacitación para sus choferes, los cuales ofrecen por consiguiente un mejor servicio al usuario, es decir, esta empresa ha demostrado ser la menos peor, sus propietarios nunca han salido a decir que el transporte público no es un negocio y que operan en números rojos.

Lo de Margarito es pura estrategia para sacar lo más que se pueda al gobierno y poner pretextos para no cumplir al 100% con los compromisos establecidos para ofrecer un mejor servicio al usuario.

Insisto, el cáncer del transporte público en San Luis Potosí se llama Margarito Terán y su sequito, han impedido por décadas la modernización del transporte y se han llenado los bolsillos ante la complacencia del gobierno, es urgente detener ese secuestro del cual vive el transporte público invitando a nuevas empresas que tengan claro que también existe el usuario.

Commentarios

comentarios

Al tope
Abrir Chat
1
Close chat
Hola gracias por visitarnos.

Empezar