México y el Mundo

Para acabar con violencia hay que pactar con el narco: exgobernador

“Para poner fin a la violencia, las autoridades deben pactar con los narcos, tal y como se ha experimentado en otros países, en donde han tenido buenos resultados”, aseguro el exgobernador sustituto de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, quien aceptó que durante su mandato de unos meses pactó con ellos con mediación de la Iglesia.

Al participar en una conferencia denominada ” Narcoviolencia, Mercado y Estado”, el exdirector de la escuela de la Ciencias Políticas de la UAGRO, resalto que en esa negociación no hubo autoridades sentadas en una mesa, para eso estuvieron los interlocutores, en este caso la Iglesia católica.

Destacó la importante labor del actual arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, quien cuando estuvo en Acapulco presentó su decálogo “Compromisos por Guerrero y con La Paz”, con lo que contribuyó a pacificar la zona.

También resaltó el trabajo del obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, quien ha evitado enfrentamientos entre diferentes grupos en la Sierra de Guerrero.

Rogelio Ortega afirmó que logró una tregua con los diferentes grupos del crimen organizado que operan en Guerrero gracias a la Iglesia, hace cinco años cuando fue gobernador sustituto.

Reiteró que los grupos delictivos se empoderaron y rebasaron a las instituciones del Estado mexicano, se infiltraron en el Ejército, la Marina e incluso han financiado campañas políticas, lo que da como consecuencia que el gobierno esté debilitado e infiltrado por el crimen organizado.

Dijo que en 21 de los 81 municipios del estado se siembra droga, por lo cual hay relación con los narcotraficantes, eso “es un secreto a voces”, afirmó el ex gobernador.

Y la forma que utilizan para convencer a los alcaldes es con dinero o con amenazas contra la familia, agregó.

El 26 de octubre del 2014, el Congreso de Guerrero eligió como gobernador sustituto del estado a Rogelio Ortega, en lugar de Ángel Aguirre Rivero, quien había solicitado licencia por la desaparición de los 43 normalistas en Iguala. Su periodo como gobernador interino concluyó el 24 de abril de 2015.

Vía Excélsior

 

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top