Regionvalles

Lupillo González

¿Por qué te desmotivas?

Hoy quiero hablar de motivación y hacer una reflexión sobre el tema. La palabra motivación deriva del latín motivus o motus, que significa “causa del movimiento”.

¿Cuántas veces hemos escuchado a una persona cercana, a un amigo o a un compañero de trabajo decir “me siento sin motivación”?
Muchas veces ciertas personas me han preguntado si el activismo ciudadano me cansa y desmotiva porque es una labor titánica luchar contra la corrupción y los abusos del poder. Es ahí cuando mi respuesta es que no, porque me siento motivado, es decir tengo un motivo por el cual me activo y aunque es muy difícil es peor si me quedo cruzado de brazos. Tengo claro que cada acción que ayude a combatir la corrupción, para que exista más transparencia y rendición de cuentas va a servir, porque pequeñas acciones se suman a las de muchos más ciudadanos y ciudadanas para que entonces provoquemos un tsunami positivo.

Entonces vamos a tener claro que una motivación se basa en aquellas cosas que impulsan a un individuo a llevar a cabo ciertas acciones y a mantener firme su conducta hasta lograr cumplir todos los objetivos planteados. Si te derrotas, pierdes.
Cuando alguien está motivado, considera que aquello que lo entusiasma es imprescindible o conveniente. Por lo tanto, la motivación es el lazo que hace posible una acción en pos de satisfacer una necesidad.

La motivación es uno de los sentimientos más vitales que existen porque nos aportan una gran energía y esto aplica en la casa, en el trabajo y en cualquier deporte.
Pero aquí viene la parte más difícil del tema, ya que existe la motivación interna y motivación externa. Lamentablemente conocemos a gente que muy fácilmente se desmotiva y es casi imposible darle motivación y otra que con poco arranca motivada. Gran parte de esto está en nosotros, en tener una actitud positiva que solo depende de uno mismo, de nadie más.
Si buscamos motivos para salir adelante claro que los vamos a encontrar, los motores son muchos, existe gente que lo motiva un estímulo económico y otra gente un valor estimativo lo hace moverse. Pero lo elemental es creer en uno mismo, ahí está la clave de todo.

La motivación está vinculada con el pensamiento positivo, la visión esperanzada del futuro, la alegría y las ganas de avanzar. Por el contrario, la desmotivación viene acompañada por el tedio, la frustración, el pensamiento negativo y la visión gris del mañana.

Cuando estamos alegres y contentos también nos sentimos mucho más implicados en nuestra propia historia que cuando atravesamos un capítulo de tristeza y dolor.
Entonces busquemos motivos que nos muevan y no nos dobleguemos ante las adversidades, quien se raja pierde. En el activismo podemos encontrar motivación en aportar, en generar un cambio, en apoyar y en sumar en favor de los demás. En tu casa o relación personal, la motivación puede ser adquirir una casa, un auto, en un viaje, en la educación, en la formación. En el trabajo podemos encontrarla en la capacitación, el compañerismo, la aportación, la enseñanza, el liderazgo, el trabajo de equipo y en el reconocimiento.
Aunque el dinero es importante no es el único medio de motivación, además en ciertas circunstancias no es el más efectivo.

No lo piense más, si no cuenta con motivación en este momento, búsquela, créame que usted será la persona más beneficiada con esto.

Commentarios

comentarios

Al tope