Opinión

 2021: un escenario complicado.

El presente año luce complicado para el gobierno de la denominada Cuarta Transformación. La economía no crecerá, la relación bilateral con Estados Unidos entrará en una nueva fase de confrontación, la crisis derivada de la pandemia seguirá acumulando deudos y deudas, la jornada de vacunación que ya está corriendo será complicada, la violencia criminal sigue su curso, la educación a distancia está dejando a muchos estudiantes en condiciones de desigualdad y para completar el cuadro complejo será un año electoral donde se renovarán gubernaturas y el Congreso de la Unión.

Respecto a la relación bilateral con Estados Unidos, la salida de Donald Trump de la Casa Blanca ha replanteado las impresiones del gobierno mexicano. En pocos días ha cambiado el léxico del presidente Andrés Manuel López Obrador, la ruta ha sido compleja, se ha transitado de ser amigos y buenos vecinos de Estados Unidos a la tardanza de reconocer el triunfo electoral del demócrata Joe Biden.

En esa sintonía, México ha elegido la confrontación con el recién presidente estadounidense, los últimos días dejan entrever que el gobierno de la 4T apuesta por el desaseo diplomático.  Acusar a la DEA de fabricar delito en el caso del general Salvador Cienfuegos y la violación del tratado de energías limpias en el marco del T-MEC. En ambos casos, lo que ha existido son bravuconadas y excesos verbales del presidente López Obrador, por lo cual no se esperan meses de terciopelo respecto a la relación con el nuevo gobierno estadounidense.

En el tema de las elecciones de junio próximo, el escenario es estridente. No es para menos, el presidente y su partido se juegan la mitad del sexenio. Morena como partido en el partido no quiere perder la hegemonía legislativa y considera repetir la hazaña de julio del 2018. Por tal motivo, la estridencia preelectoral viene orquestada desde el Palacio Nacional, donde el presidente López Obrador cada mañana se dedica a hostigar a las autoridades electorales, donde desacredita a opositores y donde se insiste en que su ejercicio matutino no es propaganda sino una rendición de cuentas diaria.

Como es común en los partidos políticos que se tienen y a pesar de que se insiste que Morena es diferente o no son los mismos de antes, la realidad refleja que el partido del presidente ha ido registrando personajes de baja credibilidad moral como Félix Salgado Macedonio o funcionarios que dejaron deudas como Alfonso Durazo Montaño, el primero quiere ser gobernador de Guerrero y el segundo quiere alcanzar la gubernatura de Sonora. Ninguno de los dos tiene un historial político impecable, ni honorable. Salgado Macedonio está acusado de delitos como violación de una menor de edad y Durazo tiene en su historial el crecimiento de la violencia criminal y la frustrada detención del hijo de Joaquín Guzman Loera.

En la parte económica la situación del 2021 está mas que desangelada. La perspectiva de desarrollo y crecimiento económico es limitada por decir lo menos. La tasa de desempleo se ha ido incrementando en diversas zonas económicas del país, los comercios establecidos han tenido que cerrar sus cortinas derivadas de la baja productividad y los escasos apoyos que el gobierno federal implemento. A ello hay que sumar que la inversión del extranjero no llega como se esperaba, derivada de un desmantelamiento de la Secretaría de Economía y la imposición presidencial de una secretaria inexperta como Tatiana Clouthier.

Lo que viene en materia económica no es poca cosa. El cumplimiento de acuerdos comerciales en el marco de la entrada en vigor del T-MEC, la recuperación del empleo, los cambios en la política económica del nuevo gobierno de Joe Biden, el reordenamiento económico global luego de la crisis de la pandemia, la crisis financiera de Pemex, los desafíos y suministro del sector eléctrico y detener el avance de la informalidad son de los retos mayúsculos que tiene que atender el gobierno mexicano en materia económica y de inversión.

A estos problemas citados, hay que sumar como responderá el gobierno de la 4T a la jornada de vacunación, que certidumbre tendrá el país después de la elección de junio y también como será el regreso a las aulas cuando las entidades y municipios hayan completado sus protocolos de actuación y se avance en la semaforización que contemplan las autoridades de Salud. Por lo pronto lo que se vislumbra es un escenario muy complicado y tenso en lo político, en lo económico, en lo financiero y en lo social. Ese escenario complejo parece no importar en el gobierno federal, los grandes problemas que tiene hoy el país, los intenta tapar el presidente con sus bravatas, sus dichos, sus visiones personales de país y sus pleitos viscerales cada que lo exhiben como un gran mentiroso.

 

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top