Deportes

Afición salvadoreña hace un caos total en la serenata a la Selección Mexicana

Los aficionados salvadoreños acudieron al hotel de concentración de la Selección Mexicana para hacerles una serenata y no dejarlos dormir

Llegaron a las 20:30, hora de San Salvador, 21:30 tiempo de la Ciudad de México. Eran apenas un puñado de salvadoreños, no más de doce, pero amenazaban con hacer ruido. Comenzaron con Las Mañanitas, terminarían con el  “Hijos de pu…”. Y cada vez llegaban más.

Alrededor de 200 personas llegaron al hotel donde la Selección Mexicana se concentró previo al partido contra El Salvador y durante cuatro horas realizaron escándalo, cantaron, bailaron, encendieron fuegos artificiales, toparon las avenidas, interrumpieron el tránsito, insultaron con la intención de que los jugadores no durmieran.

la realidad es que los seleccionados apenas se dieron cuenta de todo el escándalo que hubo afuera. La policía poco a poco se hacía presente, pero a la distancia, nadie se acercaba al epicentro, nadie ayudaba a los autos a pasar, nadie les reconvenía cuando los cohetes causaban un gran estruendo y atentaba contra la integridad de hombres, mujeres y niños que bailaban en las avenidas envueltos en la algarabía.

Nadie hacía nada. A lo lejos, en el hotel de la Selección, cada vez que se encendía la luz de una habitación que daba hacia las avenidas principales, se encendía el ambiente, los aficionados pensaban que un jugador mexicano se asomaba para retarlos, y el baile, el ruido, los fuegos artificiales crecían, los nervios se alteraban.

Un perro, un pit bull con una cadena en su cuello es obligado a andar entre el océano de gente, el animal está asustado mientras su dueño está feliz. Una niña se aferra a su padre, los cohetes truenan cerca de ella, su padre ríe con sus reacciones. No tiene más de cinco años, y se deja envolver en la locura.

Una anciana toma la bandera de El Salvador y salta a bailar frente a los autos que tienen que detenerse. “Que baile la pu…”, le gritan, ella no se ofende, sigue embelesada. Los autos que deben de pasar por la zona, tiene que soportar que los porristas se suban en sus cofres, y que pongan a prueba sus amortiguadores.

Pasan los minutos, las horas y los fuegos artificiales no se les acaban. Dentro del hotel, los seleccionados ni se dan cuenta de lo que sucede afuera y si lo hacen, no se sienten amedrentados. Se acercan a la entrada del hotel, alguno trata de entrar, la seguridad se aparece, solo cinco policías, algunos miembros de ejército se acercan para tratar de parar alguna intromisión… Al final todo queda en malas intenciones. Nada más.

Pasan las horas, la algarabía parece que no se acaba. Ya son más de cuatro horas, al fin, se retiran. Ya no más. Ya son las 00:30 del miércoles, la serenata termina. Lo que trató de ser una noche de perros para la Selección Nacional Mexicana, no cosquillas le hizo. Mucho escándalo y nada de consecuencia.

VÍA EL UNIVERSAL

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top