Artículo

ARTÍCULO DE OPINIÓN | Más ruido que nueces

 

“Hoy fue distinta, parecía una muestra de automóviles nuevos de una agencia automotriz, parecía todo, menos una marcha de protesta”…

CIUDAD VALLES, S.L.P. El Caudillo del Sur pasó desapercibido, tal vez ni supieron de quien se trataba, si de Carranza o Villa, tal vez Emiliano, eso no importó hoy -tal vez nunca-, a ellos no les preocupa, no saben que “la tierra es de quien la trabaja” y que si no sales a trabajar no comes, quien como ellos, la clase “alta”.

Llegaron pocos, un par de docenas y al final varios autos más, la cita fue a las 4 de la tarde, en el área de estacionamiento del Centro Cultural, a los pies del mismisimo Zapata, quien era testigo una vez más de una marcha, pero no era cualquiera, porque desde ahí, han salido manifestaciones multitudinarias auténticas, que buscan justicia social y acabar con el hambre de los más apartados y desprotegidos; eso tampoco saben los que hoy llegaron, en su mesa sí hay de comer tres veces al día.

Cuatro de la tarde y quince minutos, ya era hora porque el sol no estaba dispuesto a dar tregua, resplandecia y tambien era testigo de lo que ahí sucedia, el clima rebasaba los 38 grados y la lluvia de horas atrás ayudaba a la humedad que hacía sudar a los que ya se bajaban de sus vehículos para recibir indicaciones finales, pues ya habían obedecido a cubirir sus placas y engomados con papel, cinta, plumón, hoja o lo que tuvieran a la mano, además de grabar a toda cuanta persona les tomara una imágen o video; lo último fue más simple, ¡formense!, fue el grito desde un altavoces.

Se trataba de un jóven que al ser cuestionado dijo llamarse Arturo Montiel, -me vino a la mente solo una imágen, el logotipo del PRI-, después a mis adentros respondí que era un homónimo y seguí entrevistando, fue rápido al decirme que se trataba de una marcha en contra del Presidente de México Andrés Manuel López Obrador y que esto, de lo que Ciudad Valles sería testigo en unos minutos, se había hecho de manera simultánea en 100 ciudades en total, la caravana estaba lista y comenzó el sonido de las bocinas en cada auto.

A su paso, llamaron la atención de algunos que comenzaron a grabar y fotografiar lo que para la gran mayoría era algo insólito, mientras que otros se reian con asombro y no daban crédito a que “los ricos y de caché”, estaban manifestandose.

Setenta o cerca de ochenta vehículos -por darles el beneficio de la duda-, fue la cifra que se manejó al inicio, pues al ir avanzando y en cada semáforo, se metían a la caravana automovilistas que solo querían pasar; eran camionetas de lujo, de esas con asientos de piel, al igual que automóviles de modelo reciente, de las que colgaban algunas pancartas exigiendo la renuncia de AMLO, mientras que en su interior, el desconcierto reinaba.

Los tripulantes, hombres y mujeres; empresarias y hombres de negocios, con el aire acondicionado buscando no sudar, veían con asombro a la gente durante su paso en el recorrido, no sabían si agachar la cabeza o saludar nerviosamente, los grandes lente de sol y el tapabocas, les ayudo y mucho, aunque en Ciudad Valles, todos nos conocemos.

Hoy fue distinta, parecia una muestra de vehículos nuevos de una agencia automotriz, parecía todo, menos una marcha de protesta, que a a su avance fue decepcionando hasta a algunos de ellos, esto, fue más ruido que nueces, nada del otro mundo, aunque ellos creen que conquistaron las calles; lo diferente de su “manifestación”, fue que se hizo a bordo de automoviles a todo lujo, que la mayoría de los Vallenses, ni soñamos poder comprar.

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top