Sin categoría

Inicios de gobierno

 

No es casualidad que los gobiernos estatales o locales inicien sus labores de forma meteórica, se ha vuelto una tradición la intención de desmarcarse o enjuiciar al gobierno anterior e iniciar su propio legado de seis o tres años. Así ha sido en el caso de las entidades federativas donde van llegando nuevos gobernadores o gobernadoras y en los municipios donde se están estrenando los alcaldes y su respectivo cabildo.

¿Qué es lo que están haciendo? Cada gobernador y cada alcalde emite declaraciones sensacionalistas, hacen eventos espectaculares, ofrecen obras de infraestructura, dan banderazos de arranque de obras, hacen conferencias de prensa, presumen acuerdos con los sectores productivos, entregan insumos básicos en colonias populares, aparecen sonrientes y amables en los medios impresos y digitales, cambian los colores de los edificios públicos, estrenan logotipos e imprimen papelería oficial con los colores del partido que ganó la elección.

En San Luis Potosí y en Ciudad Valles no ha sido la excepción. El gobernador Ricardo Gallardo Cardona y el presidente municipal David Medina Salazar han iniciado sus respectivos periodos de gobierno con acciones rápidas y hasta han anunciado posadas amenizadas por grupos de música regional para beneplácito de la población. En el caso del presidente municipal Medina Salazar atiende de todo, desde un bacheo en una calle hasta su presencia en un incendio, la intención es supervisar todo lo que acontece en la zona urbana, rural e indígena.

Quizá por esa amplitud de presencia gubernamental es que hoy todo es color verde, tanto a nivel estatal como a nivel local porque el partido gobernante es el Partido Verde, igual sucedía cuando el gobierno era panista, priista o algo similar ocurre cuando el gobierno es emanado de Morena. Eso no ha cambiado es una práctica del pasado que se ha heredado.

En los primeros días todo es felicidad, es optimismo, es declaración triunfal, todo es abrazos, caras sonrientes por recién estrenar el puesto público y los uniformes oficiales. Por ejemplo, hoy existe euforia a nivel estatal por el anuncio de la gratuidad de las licencias de conducir y existe un desborde en la opinión pública, en los funcionarios públicos recién nombrados y en los simpatizantes del gobernador y del alcalde por el anuncio del bacheo de calles a nivel local y la entrega de ambulancias.

Habrá que analizar cuanto va a durar este arranque meteórico de acción pública, de anuncios como la creación de la Riviera Huasteca. También habrá que revisar si esas acciones públicas cumplen con los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas. Y por supuesto habrá que checar si los anuncios de austeridad a nivel estatal y local tienen el impacto deseado en las finanzas públicas, todo ello para evitar caer en el sensacionalismo mediático o en falsas ilusiones que nos dejen al final del gobierno con más deuda y con más problemas complejos.

Al día de hoy existen demasiadas expectativas sobre la eficacia, eficiencia y calidad de los servicios públicos. En el caso local las deficiencias o carencias están a la vista y existe suficiente diagnóstico de lo que tiene que hacerse en materia de ordenamiento de la ciudad. Calles y avenidas en mal estado, carencia de servicios de salud en zonas apartadas a pesar de tener infraestructura instalada por otros gobiernos locales, colonias populares con limitaciones en el acceso a agua potable, sectores amplios que no tienen una eficaz cobertura de recolección de basura y por supuesto las carencias en materia de seguridad pública.

El gobierno local actual tiene que dar resultados adecuados para poder visualizar un antes y un  después en materia de Administración Pública, lo que la ciudadanía requiere es evaluación, transparencia, indicadores de gobierno abierto y resultados de la acción de gobierno ante problemáticas comunes como la eficiencia de un servicio público, reubicación o reordenamiento de la fallida ciclovía -herencia del anterior trienio- ordenamiento del área de bodegas y mercados públicos, limpieza de áreas recreativas y deportivas y mejoramiento del comercio informal que se ha apoderado de calles en el primer cuadro de la ciudad. Por ejemplo, el ciudadano no quiere que le vendan ilusiones de desarrollo o que le tapen un bache para que tres meses después se vuelvan a abrir o que entreguen despensas para erradicar la desigualdad, esas postales ya se han visto en gobiernos anteriores y no han limitado el crecimiento de los problemas públicos.

El reto que se tiene enfrente es enorme, el gobierno que preside David Medina tiene un auténtico galimatías para resolver. En los próximos meses habrá oportunidad para medir las capacidades para la toma de decisiones que tiene el primer gobierno verde y en ese sentido reviste importancia el presupuesto público que se destinará al gasto corriente y al gasto en infraestructura para los próximos años. De ello dependerá el éxito o el fracaso de la actual administración. No es un asunto menor dado que Ciudad Valles es la tercera ciudad en importancia en la entidad. Veremos en los próximos días, semanas y meses si se mantiene el optimismo de estar al frente de la acción pública o ese impulso poco a poco se va agotando tal como lo hizo el trienio anterior.

Commentarios

comentarios

Más vistas

To Top