Opinión

Recolectar la basura, el eterno problema local.

Recoger o recolectar la basura del municipio es un asunto público que ningún gobierno local ha podido resolver, hoy que gobierna el Partido Verde con el empresario de la construcción David Armado Medina Salazar a la cabeza del ayuntamiento está ocurriendo lo mismo que en trienios anteriores, no existe capacidad para realizar una adecuada recolección de los residuos solidos urbanos, el resultado es el mismo de siempre, ver y oler en las esquinas de los fraccionamientos, en las comunidades y en sectores popular cúmulos de desechos.

Las excusas y respuestas de la autoridad son las mismas de siempre: faltan vehículos, se descompusieron los camiones, estamos haciendo el esfuerzo, necesitamos comprar más vehículos, estamos empeñados en cubrir las rutas y así un largo etcétera de declaraciones tanto del presidente municipal como del encargado del departamento de limpia pública.

¿Por qué ocurre ello? ¿Por qué cada tres años el gobierno municipal presenta la misma solución? ¿No hay capacidad de generar un proyecto integral de manejo de residuos solidos urbanos? ¿Será la concesión del servicio de limpia pública a una empresa privada la solución a ese añejo problema? ¿Ya les quedó claro a los encargados de la limpia pública que la solución no es colocar tambos y tambos recolectores de basura?

Muchas preguntas rondan el tema, pero el problema sigue ahí, ya vamos para una generación completa que no se puede resolver el grave problema de los desechos en esta ciudad, han gobernado dos panistas, dos priistas, un gobierno independiente y ahora el denominado Partido Verde, el caso es que el problema está latente y permanece en aumento porque la ciudad ha crecido sin freno y en un marco de desorden e irregularidad territorial.

Desde que gobernaba el Partido Acción Nacional con el presidente Rómulo Garza Martínez en el año 2007 se anunció el programa de Manejo Integral de Residuos Sólidos (MIRS) del cual no paso nada, dicho alcalde prometió la ciudad Segura, Ordenada y Limpia (SOL) y heredó el problema a su sucesora la también panista y fallecida maestra Socorro Herrera Orta quien gobernó de 2009 a 2012, de ella se recuerda el proyecto de Relleno Sanitario, dicho proyecto quedó en el fango de la corrupción y el escándalo, el segundo gobierno panista terminó siendo multado por la Secretaría de Medio Ambiente estatal.

Vinieron los siguientes seis años de gobiernos priistas y el problema de la basura siguió creciendo, se inauguró un nuevo tiradero de desechos en el ejido Chantol que se presumió como relleno sanitario, pero no llegó ni a tiradero controlado. Ni el gobierno de Juan José Ortiz Azuara, ni el de Jorge Terán Juárez que gobernaron el municipio en ocasiones pudieron dar solución, ni ser eficientes con el servicio de limpia pública, la excusa fue siempre la misma: no alcanzan los camiones recolectores de basura.

Vino el gobierno independiente del empresario Adrián Esper Cárdenas y prometió una ciudad sustentable, con emojis y la colocación de botes morados en el primer cuadro de la ciudad intentó dar una imagen de saneamiento urbano. Su gobierno se fue entre declaraciones espectaculares como el anuncio de comprar camionetas Tesla para la recolección de la basura.

El gobierno independiente anunció con bombo y platillo la compra de cinco camiones recolectores de basura usados, cinco camionetas nuevas con motor diésel y dos moto cargadoras nuevas, una inversión de 5.5 millones de pesos; ya sabemos que paso con todo ello, ni se resolvió el problema, ni se regularizaron las rutas de recolección, ni llegaron a los ejidos y colonias alejadas, ni significo un ahorro presupuestal.

El problema de la recolección de la basura fue heredado al nuevo gobierno local. El problema de la basura será una prioridad en mi gobierno sentenció el presidente David Medina Salazar cuando presentó su programa Por un Ciudad Valles limpio, vamos juntos. En el primer día de gobierno verde el presidente municipal declaró que solo le dejaron funcionando cuatro vehículos para una ciudad de 180 mil habitantes que generan diariamente 250 toneladas de basura.

El presidente Medina Salazar declaró en noviembre del año pasado que solo tenían seis unidades en funcionamiento, cinco camiones materialistas y cinco camionetas y clamó paciencia a la población porque se dejaban de recolectar alrededor de 80 toneladas diarias y para ello necesitaba 17 camiones como mínimo para ser eficiente. Al día de hoy, el problema sigue vigente y en ascenso dado el acelerado crecimiento urbano de la ciudad, Medina Salazar tiene buenas intenciones sobre el problema, pero nada más.

El detalle es que gobiernos han ido y venido y parece no haber solución, el problema público sigue creciendo y con ello también las consecuencias de un mal servicio de recolección y disposición final de la basura. A la fecha toda la ruta del manejo de residuos sólidos urbanos se hace de forma deficiente. Los protocolos de acarreo de los desechos son un desastre, el personal que labora en la recolección no tienen la protección adecuada, los camiones materialistas que recolectan residuos no son los adecuados, las rutas por donde pasan los camiones dejan los lixiviados o líquidos en las calles, la separación de la basura no existe, tampoco existe el tratamiento de los desechos.

El problema de la basura es ya un problema de salud pública, en las colonias, en los ejidos, en la zona indígena y en amplios sectores populares abundan los desechos en las calles, lo que se respira cada que pasa un camión de basura es un foco de infección para los ciudadanos. Hemos llegado a un punto crítico con la generación de la basura y por lo que se ve dicho problema se irá agravando para los próximos trienios.

Commentarios

comentarios

Most Popular

To Top