Tamuín

Ritual Del Agua En La Silleta: Una Fiesta Para Que No Falte El Líquido Vital.

La localidad de La Tinaja, en el Ejido Coronel José Castillo, llevó a cabo el ritual del agua, una fiesta en la que se celebra al agua en la localidad de La Silleta, donde se encuentra uno de los manantiales donde nace el líquido que da vida a varios lugareños.

En esta población de origen náhuatl los habitantes realizan justamente cada 24 de junio este ritual. Según la tradición oral, los habitantes de este ejido la conservan desde hace varias décadas como pervivencia de un legado ancestral heredado de sus antecesores.

El objetivo de esta tradición es mostrar que este método local para la valoración del agua, por parte de los integrantes de dicha comunidad, pervive como elemento de un sistema de control del recurso desde lo sagrado, que se convierte en un ejemplo para la educación ambiental.

Esta práctica ha contribuido al desarrollo de una conciencia, no sólo de la importancia del líquido vital, sino también de su sacralidad, insertada en la tradición, la identidad y la ritualidad, e incluso en la vida cotidiana.

Esta tradición no es más que un mero sacrificio para darle realidad y sentido a la fiesta, año con año es alentado por el agradecimiento, fundamento de esta práctica, obsequio espiritual que se materializa en las ofrendas, las que son un aspecto importante de la ritualidad, como una invitación que se dirige a las divinidades por medio de oraciones, plegarias para establecer la comunicación con sus entidades divinas, una conexión religiosa como agradecimiento para que no falte el agua.

Este Ritual del Agua, a diferencia de los que se realizan en otras comunidades de Xilitla, es una fiesta que se calendariza en función del dia 24 de Junio, en el que para la feligresía Católica se celebra a San Juan Bautista.

A decir de las autoridades de estas comunidades, es importante el acompañamiento de quienes dirigen el municipio, es por ello, que en esta ocasión estuvo presente en representación del alcalde Oscar Humberto, el Coordinador de Desarrollo Social Juan David Almaraz, a quien los organizadores de esta práctica hicieron participe.

Al terminar este ritual o más bien como parte de él, los lugareños  de la comunidad que lo organiza, en este caso La Tinaja, y las demás que acompañan, incluso turistas, llevaban alimentos -de traje-, para compartir -un taco-, en donde se invita la comida para todos, como un tributo o una forma de agradecer a Dios por la abundancia del Agua, de la que cada quien dispone de acuerdo con su necesidad, ya sea para uso doméstico o para el riego de sus siembras.

Después del taco, incluso antes y durante este ritual se bailan danzas autóctonas, se ofrendan flores al manantial, a la virgen y a los santos, o pétalos de rosa que cubren el depósito de agua.

Este evento dura casi todo el día y justo hoy, también inicia de manera oficial el Xantolo, ya que a la par de este ritual, todos los que se dedican a esta actividad, deben salir a regar la semillas de la flor de Cempasúchil para que el próximo 30 de octubre, según la abundancia del Dios eterno, se pueda cortar y adornar los altares para recibir a nuestros difuntos.

Sin lugar a dudas, dentro de estas manifestaciones culturales se encuentra la riqueza de un municipio que revive su magia implorando  la dádiva divina y dando gracias por lo que durante un año se recibió, pero sobre todo porque al menos en lo que resta de este 2022, las comunidades originarias de éste y otros ejidos no sufrirán más el estiaje.

Commentarios

comentarios

Most Popular

To Top